Los selladores son capas delgadas de plástico pintadas sobre las superficies de masticación de la parte posterior de los dientes. Al cubrir las superficies de masticación de los molares, los selladores mantienen fuera los gérmenes y alimentos que causan la caries. Se colocan en los consultorios de los dentistas, clínicas y algunas veces en las escuelas.

Los selladores se pintan como un líquido y rápidamente se endurecen para formar un escudo sobre los dientes, un proceso que es simple e indoloro. Son claros o teñidos (los selladores teñidos son más fáciles de ver). Aunque los selladores han existido desde principios de la década de 1960, muchas personas sigue sin saber lo que son o cómo pueden beneficiar la salud oral. De hecho, sólo alrededor del 30% de los niños de 6 a 11 años de edad en los Estados Unidos tienen selladores.