La uña de gato es una hierba popular entre los indígenas de Perú, donde se usa para tratar el cáncer, diabetes, úlceras, artritis e infecciones, así como ayudar en la recuperación del parto. También se usa como un anticonceptivo. Hay dos especies principales de uña de gato usadas medicinalmente: Uncaria tomentosa y Uncaria guianensis.

La uña de gato es comercializada más a menudo como un tratamiento para enfermedades virales como el herpes, herpes zóster, SIDA y el virus de la leucemia felina. Sin embargo, la evidencia para estos usos es extremadamente preliminar.

Hasta ahora, el estudio más significativo que se ha realizado sobre la uña de gato sugiere que la especie de Uncaria guianensis podría ser útil para una enfermedad totalmente diferente: osteoartritis.3

Además, un ensayo doble ciego indica que un cierto tipo de Uncaria tomentosa podría ser moderadamente útil para personas con artritis reumatoide.5 (Vea ¿Cuál Es la Evidencia Científica para la Uña de Gato?, más adelante.)

La uña de gato también ha sido propuesta como un tratamiento para las alergias y úlceras estomacales, pero hasta ahora no hay evidencia significativa de que sea efectiva para estas enfermedades.