La romaza ( Rumex crispus) es una hierba de florecimiento perenne, nativa de Europa que crece a lo largo de los Estados Unidos. Se pensó tradicionalmente que sus raíces amarillas tenían propiedades medicinales y que sus hojas agridulces pueden utilizarse (con moderación) como una ensalada.

Históricamente, se ha utilizado la planta para tratar una serie de problemas, incluyendo el estreñimiento yla diarrea, así como la dermatitis y las enfermedades venéreas.1 La raíz en polvo de la romaza también se ha utilizado como un enjuague bucal o dentrífico.

La raíz de romaza no tiene usos médicos establecidos. Sin embargo, contiene químicos llamados antroquinonas (que también se encuentran en el laxante herbal más famoso, sen),2 que estimula la evacuación intestinal. Por esta razón, ocasionalmente se incluye la romaza en mezclas de laxantes herbales.

Al igual que muchas otras plantas, la romaza contiene una importante cantidad de taninas. Estas tienen propiedades astringentes que tal vez ofrezcan un beneficio para tratar las heridas menores en la piel y las hemorroides. Algunas veces también se recomienda la romaza para la congestión nasal y pulmonar.