Tribulus terrestris (comúnmente conocido como abrojo rojo - la ruina de las bicicletas en las áreas donde crece) tiene un largo historial de uso medicinal tradicional en China, India y Grecia. Se recomendó como un tratamiento para la esterilidad femenina, la impotencia y la libido baja tanto en hombres como en mujeres y también fue usada para ayudar al rejuvenecimiento después de largas enfermedades. La hierba se volvió ampliamente conocida en el Occidente cuando los atletas búlgaros ganadores de medallas en las Olímpiadas afirmaron que el uso de tribulus terrestris había contribuido a su éxito.

Estudios realizados en Bulgaria son la fuente principal de la mayoría de afirmaciones de salud actuales concernientes al tribulus. De acuerdo a esta investigación, el tribulus incrementa los niveles de varias hormonas en la familia esteroide, incluyendo la testosterona, DHEA y estrógeno, y por esta razón mejora el rendimiento deportivo, la fertilidad en hombres y en mujeres, la función sexual (de nuevo en hombres y en mujeres) y los síntomas de la menopausia(tales como los bochornos).7-11 Desafortunadamente, el diseño de estos estudios parece ser muy corto para los estándares científicos modernos y no ha habido ninguna confirmación científica digna de estos supuestos beneficios.

Otros estudios que son demasiado preliminares para demostrar algo son citados ampliamente para demostrar que el tribulus es útil para el tratamiento de angina, colesterol alto, diabetes y espasmos musculares y para la prevención de cálculos renales.1,13-16

El estudio en humanos mejor diseñado y más reciente comparó los efectos del tribulus (3.21 mg por kilogramo de peso corporal - por ejemplo, 292 mg al día para un hombres de 200 libras) contra un placebo(tratamiento falso) sobre la composición corporal y resistencia entre 15 hombres dedicados al entrenamiento de resistencia.3 Al final del estudio de 8 semanas, la única diferencia significativa entre los grupos de tratamiento y de placebo fue que el grupo de placebo ¡mostró mayores ganancias en la resistencia!