El selenio es un mineral vestigial que nuestro cuerpo ocupa para producir glutationa peroxidasa. La glutationa peroxidasa es parte del sistema de defensa antioxidante del cuerpo; éste funciona con la vitamina E para proteger las membranas de las células del daño causado por substancias peligrosas que se presentan de forma natural conocidas como radicales libres.

China tiene índices muy bajos de cáncer de colon, presumiblemente debido a la dieta baja en grasas de la nación. Sin embargo, en algunas partes del China donde el suelo es reducido en selenio, la incidencia de varios tipos de cáncer es mucho más alta que en el resto del país. Este hecho ha generado una teoría en la cual la deficiencia de selenio es una causa común de cáncer y que los complementos de selenio pueden reducir este riesgo.

Como veremos, existe alguna evidencia de que los complementos de selenio pueden proporcionar protección contra varios tipos de cáncer, pero esto no es definitivo.

Las recomendaciones oficiales de Estados Unidos y de Canadá para la ingesta diaria de selenio son las siguientes:

  • Bebés de 0 a 6 meses, 15 mcg
    De 7 a 12 meses, 20 mcg
  • Niños de 1 a 3 años, 20 mcg
    De 4 a 8 años, 30 mcg
    De 9 a 13 años, 40 mcg
  • Hombres y mujeres de 14 años y mayores, 55 mcg
  • Mujeres embarazadas, 60 mcg
  • Mujeres amamantando, 70 mcg

El contenido de selenio de la comida varía dependiendo del contenido de selenio del suelo en el cual ésta fue cultivada. Los estudios sugieren que muchas personas en ciertos de países desarrollados, incluyendo Nueva Zelanda, Bélgica y Escandinavia, no obtienen suficiente selenio en sus dietas.3 - 6Sin embargo, se cree que la mayoría de los individuos en Estados Unidos y Canadá consumen más que suficiente selenio.46

Los alimentos que contienen cantidades significativas y confiables de selenio incluyen productos animales como la carne, mariscos y alimentos lácteos, así como granos enteros y verduras cultivadas en suelos ricos en selenio. Éstas incluyen germen de trigo, nueces (particularmente nueces de Brasil), avena, pan de trigo entero, salvado, acelga roja suiza, arroz café, nabos, ajo, cebada y jugo de naranja.

Ciertos padecimientos digestivos, tales como la enfermedad de Crohn, síndrome del intestino corto y colitis ulcerativapueden dañar la absorción del selenio.47 Además, los medicamentos que reducen los ácidos estomacales, tales como los inhibidores de bomba de protones o H2bloqueadorespueden reducir la absorción del selenio.12