La orgaza es un arbusto que crece a lo largo de la región del Mediterráneo, en el Medio Este, la parte norte de África y el sur de Europa. Como su nombre en inglés (salt bush) lo indica, la orgaza es principalmente común en áreas donde la tierra es salina. La orgaza es una planta nutritiva, alta en proteínas, vitaminas C, A y D y, en minerales como el cromo. También tiene buen sabor; los pastores así como sus rebaños disfrutan de comer la orgaza.

La orgaza tal vez demuestre ser útil en el tratamiento de la diabetes tipo 2 (no insulinodependiente o de comienzo en la edad adulta). Esta idea llamó la atención de los investigadores médicos en 1964, cuando descubrieron que un roedor llamado el rata del desierto ( Psammomys obesus) es altamente susceptible a desarrollar diabetes.1 Incluso las ratas salvajes del desierto, que normalmente consumen orgaza, nunca muestran señales de diabetes - ¡tienden a desarrollarla a raíz de la comida regular que les dan en el laboratorio! Como resultado, los científicos han explorado la posibilidad de que la orgaza tenga un efecto antidiabético.

Los resultados de estudios en animalesy ensayos preliminares en humanos sugieren que la orgaza en verdad tiene efectos antidiabéticos.2-6 Sin embargo, mientras que estos estudios ciertamente son intrigantes, sólo los estudios de doble ciego controlados por placebo pueden demostrar que un tratamiento es efectivo y ninguno ha sido reportado. (Para más información acerca de por qué este tipo de estudio es esencial, vea ¿Por qué lasTerapias ComplementariasDependen de los Estudios Doble Ciego?) Por esta razón, el uso de la orgaza para la diabetes sigue siendo especulativo.

Algunos investigadores de animales especulan que el efecto de la orgaza (si en realidad tiene uno) podría deberse parcialmente al cromo que contiene.7 Evidencia considerable indica que la complementación con cromo puede mejorar el control de azúcar en la sangre, especialmente en la diabetes tipo 2. Sin embargo, también podría haber otros ingredientes activos en la orgaza.