La vitamina A es un antioxidante soluble a la grasa que protege a sus células contra radicales libres dañinos y juega otros papeles vitales en el cuerpo. Sin embargo, es potencialmente más peligrosa que muchas otras vitaminas debido a que se puede acumular en niveles tóxicos. Por esta razón, se debe usar con precaución.

En general, los suplementos de betacaroteno tomados en dosis nutricionales son una forma segura de obtener la vitamina A que usted necesita. A veces llamada "pro vitamina A," se cree que el betacaroteno es transformado en vitamina A sólo en la medida en que su cuerpo la necesita y, por tanto debería presentar mucho menor riesgo de intoxicación.

La vitamina A es un nutriente esencial - lo cual significa que usted lo obtiene en su dieta. Las recomendaciones estadounidenses oficiales para la ingesta diaria de vitamina A se expresan en unidades internacionales (UI por sus siglas en inglés) o equivalentes de la actividad del retinol (RAE por sus siglas en inglés), las cuales son medidas en microgramos, como sigue:38

  • Bebés de 0 - 6 meses, 400 mcg RAE ó 1330 UI
    7 - 12 meses, 500 mcg RAE ó 1665 UI
  • Niños de 1 - 3 años, 300 mcg RAE ó 1000 UI
    4 - 8 años, 400 mcg RAE ó 1330 UI
  • Hombres de 9 - 13 años, 600 mcg RAE ó 2000 UI
    14 años o más, 900 mcg RAE ó 3000 UI
  • Mujeres de 9 - 13 años, 600 mcg RAE ó 2000 UI
    14 años y más, 700 mcg RAE ó 2330 UI
  • Mujeres embarazadas, 770 mcg RAE ó 2560 UI (750 mcg RAE ó 2500 UI si tiene 18 años o menos)
  • Mujeres lactantes, 1,300 mcg RAE ó 4300 UI (1,200 mcg RAE ó 4000 UI si tiene 18 años o menos)

Advertencia: Las mujeres embarazadas no deberían tomar suplementos de vitamina A. En su lugar deberían tomar beta-caroteno.

Obtenemos la vitamina A a partir de muchos alimentos, ya sea en la forma de vitamina A o betacaroteno. El hígado y los productos lácteos son fuentes excelentes de vitamina A. Las zanahorias, albaricoques, col rizada, kale, papas dulces, perejil y espinacas son buenas fuentes también.

La deficiencia de vitamina A es común en los países en vías de desarrollo.1 En el mundo desarrollado, la deficiencia es relativamente rara. Sin embargo, ciertas enfermedades pueden causar deficiencia de vitamina A, al afectar la habilidad del tracto digestivo para absorber nutrientes. Estas incluyen enfermedad de Crohn, colitis ulcerativa y fibrosis quística.