El vitiligo es una enfermedad en donde las células que producen los pigmentos, llamadas melanocitos son destruidas, dejando manchas blancas irregulares en la piel en donde el pigmento solía estar. Las manchas por lo general aparecen en la manos, pies, brazos, cara y labios, pero también se pueden presentar en la piel alrededor de la boca, nariz, ojos y genitales. El vello que crece en las áreas afectadas por el vitiligo también se torna blanco. Aunque el vitiligo en sí no es doloroso, puede causar angustia emocional.

La ciencia no ha identificado la causa del vitiligo, pero algunos investigadores ofrecen la teoría de que el proceso autoinmunológico juega un papel. En una enfermedad autoinmunológica, el sistema inmunológico del cuerpo empieza a atacar tejidos inocentes. En el vitiligo, los anticuerpos pueden desarrollarse en contra de los melanocitos, y finalmente destruir algunos de ellos. El vitiligo parece ser más común en las personas que tienen otras enfermedades autoinmunológicas; sin embargo, la mayoría de las personas con vitiligo no tienen otras enfermedades autoinmunológicas.

Los tratamientos más convencionales de vitiligo combinan la exposición a la luz ultravioleta (UVA) con medicamentos orales o tópicos que sensibilizan la piel selectivamente a la UVA; tales medicamentos son llamados "psoralens" porque son los más comúnmente usados para tratar la psoriasis. Los resultados de este tratamiento son razonablemente buenos en general. Otras opciones son los corticosteroides tópicos, los cuales son los mejores para el vitiligo localizado.1 En casos severos, los procedimientos quirúrgicos incluyendo el trasplante de piel y el trasplante de melanocitos pueden ser considerados, aunque estas propuestas todavía están en etapa experimental.

Las terapias más naturales para el vitiligo también emplean la exposición a la UVA o a la luz natural del sol en conjunto con un tratamiento oral o tópico.

Khella

Khella, un extracto de la fruta de la planta mediterránea khella ( Ammi visnaga), está relacionada muy de cerca con el medicamento estándar psoralen methoxsalen. Ambos son usados conjuntamente con la UVA para repigmentar las manchas de vitiligo.

Un estudio doble ciego controlado por placebode 60 personas, indicó que la combinación de khella oral y la exposición natural al sol provocó la repigmentación en el 76.6% del grupo tratado; en comparación, no se observó ninguna mejoría en el grupo de control que recibía la luz del sol más el placebo.2Un estudio posterior controlado por placebo de 36 personas encontró que un gel tópico de khella más UVA provocaba la repigmentación en un 86.1% de los casos tratados, a diferencia del 66.6% en el grupo del placebo.3

Dosis

Una dosis típica oral de khella es de 100 mg diarios.

Temas de Seguridad

La khella no ha reportado efectos secundarios cuando fue usada tópicamente. Las dosis orales, sin embargo, han provocado varios efectos secundarios que van desde la náusea y el vómito hasta la inflamación del hígado.

L-Fenilalanina

Un puñado de estudios preliminares sugieren que la L-fenilalanina oral, un aminoácido natural, también podría ser útil para el vitiligo. Esta, también, se combina con luz de sol o con luz ultravioleta controlada.

De cuatro estudios de este tema, sólo uno fue doble ciego.4 Este encontró resultados positivos; sin embargo, debido a que sólo abarcó 24 personas, será necesaria mayor investigación para confirmar sus conclusiones. Los otros estudios fueron pruebas abiertas, sin control, y éstas dieron muy pocas pruebas.5,6,7

Para mayor información, incluyendo dosis y temas de seguridad, consulte el artículo completo de fenilalanina.