Las raíces y corteza del arbusto Mahonia aquifolium (también llamado uva de Oregon) tradicionalmente ha sido usado, tanto de forma oral como tópica, para tratar problemas de la piel. También fueron usados para otras enfermedades como la gastritis, fiebre, hemorragia, ictericia, enfermedad de la vesícula biliar y el cáncer. Además, la mahonia fue usada como un tónico amargo para mejorar el apetito.

Existe inconsistencia considerable acerca del nombre correcto de esta planta. Según algunos expertos, la M. aquifolium es idéntica a la Berberis aquifolium, pero otros apuntan a distinciones pequeñas. El berberis vulgaris, comúnmente llamado agracejo común, es un pariente cercano de estas hierbas, pero no idéntico.

La mahonia es principalmente usada como un tratamiento tópico para la psoriasis. Evidencia preliminar sugiere que puede ayudar a reducir los síntomas, aunque no parece ser tan efectiva para este propósito como las medicinas estándar.1,2,3

La mahonia ha sido propuesta como un tratamiento para otras enfermedades de la piel, tales como infecciones por hongos (tales como pie de atleta), eccema y acné.4,5,6 Sin embargo, la evidencia es extremadamente preliminar y se deben conducir ensayos humanos antes de que sepamos si la hierba es realmente efectiva para alguna de estas enfermedades.

Se han realizado muchos estudios acerca de la berberina, un componente químico principal de la Mahonia y otras hierbas como el sello de oro, pero no está claro si los resultados aplican a toda la hierba. Además, se requerirían imposibles dosis altas de la hierba para duplicar la cantidad de berberina empleada en muchos de estos estudios. (Para más información, vea el artículo acerca del sello de oro. )