La luteína, un químico que se encuentra en verduras verdes, es un miembro de la familia de las substancias conocidas como carotenoides. Betacaroteno es el nutriente más famoso de esta clase. Al igual que el betacaroteno, la luteína es un antioxidante que protege nuestras células contra el daño causado por químicos peligrosos que se presentan de manera natural conocidos como radicales libres.

Evidencia más reciente ha encontrado que la luteína podría jugar un papel importante al proteger nuestros ojos y vista. Puede ser que funcione de dos maneras: Al actuar directamente como un tipo de bloqueador solar natural y también al neutralizar los radicales libres que pueden dañar al ojo.

La luteína no es un nutriente esencial. Sin embargo, podría ser muy importante para la salud óptima. Todo el tiempo estamos aprendiendo acerca de nutrientes como la luteína que no son necesarios para la vida pero nos protegen de distintas maneras. Actualmente, se considera adecuado un consumo de aproximadamente 6 mg diarios de luteína.

Las verduras verdes son la mejor fuente de luteína, especialmente las espinacas, col rizada, lechuga romana, puerros y guisantes. A diferencia del betacaroteno, la luteína no se encuentra el altas concentraciones en verduras amarillas y anaranjadas tales como las zanahorias.