Nuestro cuerpo contiene sólo una cantidad muy pequeña de manganeso, pero este metal es importante como un componente de muchas enzimas clave. La estructura química de estas enzimas es interesante: Grupo grande de moléculas de proteínas alrededor de un pequeño átomo de metal.

El manganeso juega un papel particularmente importante como parte de la enzima natural antioxidante superóxido dismutasa (SOD por sus siglas en inglés), la cual ayuda a combatir los radicales libres dañinos. También ayuda al metabolismo de la energía, la función tiroidea, control de azúcar en la sangre y crecimiento esquelético normal.

Las recomendaciones oficiales estadounidenses para el consumo diario de manganeso son las siguientes:

  • Infantes de 0 - 6 meses, 0.003 mg
    De 7 - 12 meses, 0.6 mg
  • Niños de 1 - 3 años, 1.2 mg
    De 4 - 8 años, 1.5 mg
  • Hombres de 9 - 13 años, 1.9 mg
    De 14 - 18 años, 2.2 mg
    De 19 años en adelante, 2.3 mg
  • Mujeres de 9 - 18 años, 1.6 mg
    De 19 años en adelante, 1.8 mg
  • Mujeres embarazadas, 2 mg
  • Mujeres en etapa de lactancia, 2.6 mg

La absorción de manganeso podría ser alterada por el consumo simultáneo de antiácidos o suplementos de calcio o de hierro.13-15

Las mejores fuentes de manganeso alimenticio son los granos enteros, legumbres, aguacates, jugo de uva, chocolate, alga marina, yema de huevo, nueces, semillas, zarzamoras, piñas, espinaca, col rizada, chícharos y vegetales verdes.