El maitake es un hongo medicinal usado en Japón como un promotor general de una salud fuerte. Al igual que el descrito de manera similar, hongo reishi, innumerables poderes curativos se le han atribuido al maitake, los cuales van desde curar el cáncer hasta prevenir enfermedad cardíaca. Desafortunadamente, hasta ahora no ha habido suficiente investigación fiable para determinar si alguna de estas creencias antiguas son realmente ciertas.

Los herbolarios contemporáneos clasifican al maitake como un adaptógeno, una sustancia que se supone ayuda al cuerpo a adaptarse al estrés y resistir la infección (para mayor explicación sobre los adaptógenos, vea el artículo sobre ginseng). Sin embargo, carecemos de evidencia científica definitiva que nos muestre que el maitake (o cualquier otro supuesto adaptógeno) realmente funcione en esta forma.

La mayoría de las investigaciones se han enfocado en los compuestos polisacáridos del maitake. Esta familia de sustancias es conocida por afectar el sistema inmunológico humano en formas complejas y se ha estudiado uno en particular, el beta D-glucan, por sus beneficios potenciales en el tratamiento del cáncer y VIH.1, 2 Estudios altamente preliminares también sugieren que el maitake podría ser útil para tratar la diabetes, hipertensión (presión arterial alta) y colesterol alto.3-4 Sin embargo, hasta ahora no hay evidencia real de que el maitake sea efectivo para cualquier otra enfermedad.