El glucomanano es una fibra alimenticia derivada de los tubérculos del Amorphophallus konjac. La harina de Konjac (hecha de esos tubérculos) se utiliza para hacer una mermelada llamada konyaku, un producto alimenticio común en Japón.

Se sabe que los alimentos que contienen fibra, tales como la avena, ayudan a reducir el colesterol y mejoran el estreñimiento, y muchos también podrían ayudar a regular el azúcar en la sangre y colaborar con la reducción de peso al crear una sensación de plenitud. Sin embargo, mucha gente encuentra difícil el consumir suficiente fibra de los alimentos, así que optan por suplementos de fibra tales como goma guar y pectina, para ayudar a cumplir sus necesidades diarias. El glucomanano ofrece una ventaja sobre estas formas de fibra: Se necesitan dosis mucho más pequeñas. Cuando se pone en agua, el glucomanano puede crecer hasta 17 veces su volumen original. Estas cualidades lo hacen potencialmente bastante conveniente como un suplemento de fibra.

Aunque el glucomanano puede derivarse de otras fuentes tales como la levadura, la mayoría de estudios han utilizado glucomanano purificado de la raíz de konjac.