Originario del sur de Asia, el jengibre es una planta perenne de 2 a 4 pies de longitud que produce hojas similares al pasto de hasta un pie de longitud y casi una pulgada de ancho. Aunque es conocida como raíz de jengibre en el supermercado, la parte que se utiliza de la hierba es de hecho el rizoma, la raíz subterránea de la planta, a la que se le retira su cobertura externa que es similar a una corteza.

El jengibre ha sido utilizado como un alimento y medicina durante milenios. Los comerciantes árabes transportaron la raíz de jengibre de China a la India para ser utilizada como condimento para alimentos en la antigua Roma y Grecia, y según los registros de impuestos del siglo II d.C., se muestra que el jengibre era una muy agradable fuente de ingresos para la tesorería romana. En la actualidad, la producción anual de jengibre excede los 2 millones de libras.

Los textos médicos de China del siglo IV a.C. sugieren que el jengibre es efectivo para el tratamiento de náusea, diarrea, dolores de estómago, cólera, dolor de dientes, hemorragias y reumatismos. El jengibre fue utilizado después por los herbolarios chinos para tratar una variedad de enfermedades respiratorias, incluyendo tos y las primeras etapas del resfriado.

El uso actual del jengibre data de inicios de la década de 1980, cuando un científico llamado D.Mowrey notó que las cápsulas rellenas de jengibre redujeron su náusea durante un episodio de gripe. Inspirado por esto, él realizó el primer estudio doble ciego del jengibre. La Germany Commission E aprobó posteriormente el jengibre como tratamiento para la indigestión y la enfermedad del movimiento.

Uno de los ingredientes más predominantes en el jengibre fresco es la sustancia amarga gingerol. Sin embargo, cuando el jengibre es secado y almacenado, su gingerol rápidamente se convierte en las sustancias shogaol y . De las cuales, si es que hay alguna, aún no se ha determinado la sustancia de mayor importancia.

Alguna evidencia sugiere que el jengibre podría ser al menos ligeramente útil para la prevención y tratamiento de varios tipos de náusea, incluyendo la enfermedad del movimiento, la náuseas y vómito del embarazo (mareo matutino) y la náusea post quirúrgica.

Nota: Si está embarazada o se va a someter a una operación, no se trate usted mismo con jengibre excepto bajo supervisión médica.

Evidencia preliminar escasa sugiere que el jengibre podría ser útil para la osteoartritis.

El jengibre ha sido recomendado como un tratamiento para numerosas enfermedades, incluyendo la aterosclerosis, los dolores de cabeza por migraña, la artritis reumatoide, el colesterol elevado, las úlceras, la depresión y la impotencia. Sin embargo, existe evidencia insignificante para estos usos.

En la medicina tradicional china, se cree que tomar té de jengibre caliente al primer síntoma de un resfriado ofrece la posibilidad de prevenir la infección. Sin embargo, una vez más no existe evidencia científica para este uso.