Mucha gente no puede saber cuándo su presión arterial está alta, que es por lo cual se llama a la hipertensión "el asesino silencioso". En este caso, lo que desconoce puede lastimarlo. La presión arterial elevada puede llevar a un gran riesgo de ataque cardíaco, apoplejía y muchas otras enfermedades graves. Junto con colesterol alto y fumar, la hipertensión es una de las causas más importantes de aterosclerosis. A su vez, la aterosclerosis provoca ataques cardíacos, derrames cerebrales y otras enfermedades de circulación defectuosa.

El mecanismo por el cual la presión arterial alta produce la aterosclerosis es similar a una manguera diseñada con una boquilla de alta presión. Dichas boquillas vienen con una etiqueta de advertencia que dice, "Asegúrese de liberar la presión de la manguera después de usarla". Desafortunadamente, mucha gente con frecuencia no pone atención en la advertencia y deja que la manguera se infle a toda presión durante la noche.

Esta práctica bastante común no produce alguna consecuencia inmediata. La manguera no presenta fugas en las junturas ni revienta en el acto en la primera ocasión que la deja sin prestarle atención. Sin embargo, una manguera para jardín que con frecuencia se deja bajo presión comenzará a desgastarse más rápido de lo que lo haría normalmente. Su recubrimiento comenzará a cuartearse, disminuirá su flexibilidad y en una o dos temporadas la manguera estará goteando en todas direcciones.

Cuando los vasos sanguíneos se exponen constantemente a una presión alta, se pone en marcha un proceso similar. Las presiones arteriales tan elevadas como 220/170 (presión sistólica/presión diastólica) que son muy comunes durante actividades como levantamiento de pesas no causan daño. Únicamente cuando la presión se prolonga día y noche se comienzan a dañar los revestimientos de los vasos sanguíneos y sufren esos cambios dañinos conocidos como aterosclerosis.

Así, aunque es importante disminuir la presión arterial con toda la premura deliberada, sólo rara vez necesita disminuirse al instante. En la mayoría de las situaciones, usted tiene mucho tiempo para bajar su presión arterial. Sin embargo, eso no significa que deba ignorarla. Con el tiempo, la presión arterial alta puede dañar casi cada órgano del cuerpo.

La mejor manera de determinar su presión arterial es tomar varias lecturas a diferentes horas durante el día y en distintos días de la semana. Las lecturas de la presión arterial variarán mucho de ocasión a ocasión; lo que importa más es la presión arterial promedio. Así, si muchas lecturas bajas equilibran a algunas lecturas altas, el resultado neto podría ser satisfactorio.

Sin embargo, es esencial no ignorar un valor alto al decir, "en ese momento estaba estresado". El estrés es parte de nuestra vida, y si eleva su presión arterial una vez, lo volverá a hacer de nuevo. Para proponer un número exacto, usted debe incluir cada medida en sus cálculos.

En muchos casos, se desconoce la causa de la hipertensión. Los riñones juegan un papel importante para controlar la presión arterial, y el nivel de tensión en los vasos sanguíneos también hace una gran contribución.

Los cambios en el estilo de vida pueden reducir de manera dramática la presión arterial. Aumentar su actividad de ejercicio, dejar de fumar y bajar de peso pueden ser altamente efectivos. Durante muchos años los doctores aconsejaron a los pacientes con hipertensión reducir la sal en su dieta. Sin embargo, actualmente, el valor de este difícil cambio de dieta ha pasado por cuestionamientos significativos. Tomando en cuenta lo rápido que evoluciona nuestro conocimiento, le sugerimos consultar a su médico para informarse de las recomendaciones más recientes.

Si los cambios en el estilo de vida no reducen la presión arterial, o si usted no puede llevar a cabo esas alteraciones, muchos medicamentos están disponibles. Algunas veces necesita experimentar con algunos para encontrar uno que vaya con usted.

El suplemento CoQ 10 y la terapia de biorretroalimentación han mostrado cierta promesa para la hipertensión. Sin embargo, tenga en cuenta que si su presión arterial está más que moderadamente elevada, no es probable que algún tratamiento natural (distinto a los cambios importantes en el estilo de vida) produzca un efecto adecuado.

CoQ 10

El suplemento de la coenzima CoQ 10 (CoQ 10) ha demostrado ser una promesa como un tratamiento para la presión arterial alta, pero la evidencia de que funcione aún no es muy fuerte.

Un estudio de 8 semanas doble ciego controlado por placebo de 59 hombres que ya tomaban medicamentos para la presión arterial alta descubrió que 120 mg diarios de la coenzima CoQ 10redujo la presión arterial aproximadamente al 9% en comparación con el placebo.7

Además, un estudio de doble ciego controlado con placebo de 83 personas con hipertensión sistólica aislada (un tipo de presión arterial alta en la cual sólo el número "superior" es alto) de 12 semanas, descubrió que el uso de CoQ 10en una dosis de 60 mg diarios mejoró las mediciones de la presión arterial de manera similar.53

También, en una prueba de 12 semanas de doble ciego controlada por placebo de 74 personas con diabetes, el uso de CoQ 10en una dosis de 100 mg dos veces al día redujo significativamente la presión arterial en comparación con el placebo.62

También se observaron efectos antihipertensivos en estudios anteriores más pequeños, pero la mayoría de ellos fueron no doble ciegoy por lo tanto significan poco.8–10

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, vea el artículo completo sobre CoQ10.

Biorretroalimentación

La biorretroalimentación, una técnica para obtener un control consciente sobre las funciones involuntarias del cuerpo, ha demostrado ser una promesa considerable para el tratamiento de la hipertensión. Un repaso de la literatura descubrió 23 pruebas controladas sobre este tema con una calidad aceptable.63 Tomados en conjunto, estos estudios sugieren que la biorretroalimentación puede reducir la presión arterial aproximadamente al 5%, una mejora modesta pero útil.

Para más información, vea el artículo biorretroalimentación.