La impotencia o disfunción eréctil es la incapacidad de lograr una erección. La impotencia puede presentarse por cualquiera de al menos 15 causas, incluyendo diabetes, efectos secundarios de los medicamentos, endurecimiento de las arterias, desequilibrios hormonales y factores psicológicos. Pocas de estas enfermedades responden al tratamiento específico. Por ejemplo, si un medicamento para la presión arterial está provocando impotencia, el mejor enfoque es cambiar de medicamento. Si un tumor pituitario está secretando la hormona prolactina, el tratar ese tumor podría resultar en una mejoría inmediata. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el tratamiento convencional de la impotencia no es específico.

Las opciones de tratamiento genérico incluyen el medicamento Viagra, dispositivos mecánicos que utilizan un tubo al vacío para producir una erección, medicamentos auto inyectables e implante de prótesis del pene. La psicoterapia también puede ser útil para tratar todas las variedades de impotencia, incluso cuando una causa orgánica puede estar identificada.

Ginseng Coreano Rojo

Dos ensayos doble ciego controlados por placebo, involucrando a un total de cerca de 135 personas, han encontrado que el ginseng coreano rojo podría mejorar la función eréctil.13, 14

En el mejor de los dos ensayos, 45 participantes recibieron ya sea placebo o ginseng coreano rojo a una dosis de 900 mg 3 veces al día, durante 8 semanas.14 Después de un período de 1 semana sin tratamiento, los dos grupos fueron cambiados. Los resultados indican que mientras usaban el ginseng coreano rojo, los hombres experimentaron una función sexual significativamente mejor que mientras estuvieron tomando placebo.

Para más información, incluyendo las cuestiones de seguridad, consulte el artículo de ginseng completo.

L-Arginina

En un ensayo doble ciego, 50 hombres con problemas para desarrollar una erección recibieron ya sea 5 g de L-argininao placebo, diariamente, durante 6 semanas.2 Más hombres en el grupo tratado experimentaron mejorías en el rendimiento sexual que en el grupo de placebo.

Un estudio cruzado doble ciego de 32 hombres, no encontró beneficio con 1,500 mg de arginina dados diariamente durante 17 días;11 la dosis mucho más pequeña y menor duración de tratamiento podría explicar la discrepancia entre estos dos ensayos.

La arginina también ha sido evaluada en combinación con el medicamento yohimbina (hecho de la hierba yohimbe [ver más adelante]).15 Un ensayo doble ciego controlado con placebo, de 45 hombres, encontró que el uso de esta terapia de combinación una o dos horas antes de la relación sexual mejoró la función eréctil, especialmente en quienes sólo tenían índices moderados de disfunción eréctil. La arginina y la yohimbina, ambas fueron tomadas a una dosis de 6 gramos.

Nota: No use el medicamento yohimbina (o la hierba yohimbe), excepto bajo supervisión médica, ya que presenta un número de riesgos de seguridad.

Otros Tratamientos

En un ensayo doble ciego controlado con placebo, de 3 semanas de duración, 20 hombres con disfunción eréctil recibieron ya sea placebo o una forma especial de magneto terapia llamada PEMF (terapia pulsada de campo electromagnético)18 La PEMF fue administrada por medio de una pequeña caja usada, cerca del área genital y mantenida en ese lugar lo más continuamente posible durante el período de estudio; ni los participantes no los observadores supieron si el dispositivo en realidad estaba activado o no. Los resultados mostraron que el uso de la PEMF mejoró significativamente la función sexual, en comparación con el placebo.

Un estudio doble ciego controlado con placebo matriculó a 40 hombres con dificultad para lograr o mantener una erección, que también tuvieron bajos niveles medidos de DHEA.1 Los resultados mostraron que el DHEA, a una dosis de 50 mg diarios, mejoró el rendimiento sexual; sin embargo, los autores fracasaron al proporcionar un análisis estadístico de los resultados, haciendo a la importancia de este estudio imposible de determinar.

La deficiencia severa de zinces conocida por afectar negativamente la función sexual. Dado que la deficiencia marginal de zinc es relativamente común, es lógico suponer que la complementación con zinc podría ser útil para algunos hombres. Sin embargo, esta hipótesis sólo ha sido estudiada en hombres recibiendo diálisis renal.16, 17 Los resultados fueron provisorios.

Un estudio en animales sugiere que la melatoninapodría tener cierto valor potencial en el tratamiento de la impotencia.9

Muchas otras hierbas, presuntamente también mejoran la función sexual, incluyendo ashwagandha, avena sativa, catuaba, damiana, eleuterococo (el tan llamado "ginseng siberiano"), hierba de la cabra en celo ( Epimedium grandiflorum), maca, Macuna pruriens, muira puama, pygeum, Polypodium vulgare, palma enana americana, chizandra, suma, una medicina herbal tradicional china y Tribulus terrestris. Sin embargo, hasta ahora no hay evidencia real de que funcionen. Contrario a algunos reportes, la maca no parece afectar los niveles de testosterona.19

Numerosos reportes de caso y estudio no controlados indicaron que la hierba Ginkgo bilobapodría ser un tratamiento efectivo para la disfunción sexual inducida por antidepresivos.3 - 8 Sin embargo, como siempre, son necesarios los estudios doble ciegos controlados con placebo para establecer verdaderamente la eficacia. (Para las razones del porqué, vea ¿Por Quélas Terapias ComplementariasDependen en los Estudios Doble Ciego?) Cuando un estudio de este tipo fue realizado, encontró que las personas habían estado mal informadas con respecto a la eficacia del ginkgo, por el poder de la sugestión: El ginkgo fracasó al mejorar la función sexual.20