Por miles de años, el fenogreco ha sido usado tanto como medicamento como especia de alimentos en Egipto, la India y el Medio Oriente. Tradicionalmente se recomendaba como el tratamiento para heridas, bronquitis, problemas digestivos, artritis, problemas renales y enfermedades reproductivas masculinas.

El interés actual por el fenogreco se centra en sus beneficios potenciales para las personas con diabetes o con niveles altos de colesterol. Numerosos estudios en animales y ensayos clínicos preliminares en seres humanos han encontrado que el fenogreco puede reducir los niveles de azúcar en la sangre y de colesterol sérico en las personas con diabetes. Al igual que otros alimentos altos en fibra, también puede ser útil para el estreñimiento.