La creatina es una sustancia naturalmente producida que juega un papel importante en la producción de energía en el cuerpo. El cuerpo la convierte en fosfocreatina, una forma de energía almacenada usada por los músculos.

En años recientes, muchos atletas han probado creatina a forma de sumplemento como un potenciador del rendimiento. Si usted es un fan del béisbol de los Estados Unidos, probablemente sabrá que Mark McGwire, el campeón de home runes de una temporada de todos los tiempos, ha atribuido a la creatina el ayudarle a tener éxito.

Aunque la evidencia para la creatina no es definitiva, de todos los suplementos deportivos, tiene la mayor evidencia detrás. Numerosos estudios pequeños de doble ciego sugieren que puede incrementar el rendimiento en los deportes que implican arranques intensos pero cortos de actividad.

La teoría detrás de su uso es que la creatina suplemental puede acumular una reserva de fosfocreatina en los músculos, para ayudarlos a ejecutar las exigencias. La creatina suplemental también podría ayudar a que el cuerpo haga nueva fosfocreatina más rápido cuando se ha usado para la actividad intensa.

Aunque algo de creatina existe en la dieta diaria, no es un nutriente esencial ya que su cuerpo puede producirla de los aminoácidos. L-arginina, glicina y L-metionina. Siempre que coma suficiente proteína (la fuente de estos aminoácidos), su cuerpo hará toda la creatina que necesite para su buena salud.

La carne (incluyendo el pollo y el pescado) es la fuente más importante de creatina y para los bloques constructores de aminoácidos de ésta. Por dicha razón, los atletas vegetarianos podrían beneficiarse potencialmente más de su suplemento de creatina.