Un miembro de la familia de la menta, el Coleus forskohlii crece de manera silvestre en las pendientes de las montañas de Nepal, India y Tailandia. En los sistemas medicinales asiáticos, fue usada para una variedad de propósitos, incluyendo el tratamiento de sarpullido, asma, bronquitis, insomnio, epilepsia y angina. Pero el interés moderno está basado casi enteramente en el trabajo de una compañía de medicamentos, Hoechst Pharmaceuticals.

Al igual que otros fabricantes de medicinas, Hoechst regularmente revisa plantas medicinales con la esperanza de descubrir nuevos medicamentos. En 1974, el trabajo realizado en colaboración con el Indian Central Drug Research Institute descubrió que el rizoma del Coleus forskohlii podía bajar la presión arterial y reducir los espasmos musculares. Un estudio intensivo identificó una sustancia llamada forskolina que parecía ser la responsable por mucho de este efecto.

Al igual que ciertas medicinas usadas para el asma, la forskolina incrementa los niveles de un compuesto fundamental conocido como AMP cíclico.1,2 El AMP cíclico juega un papel principal en muchas funciones celulares y algunas medicinas que lo afectan, relajan los músculos alrededor de los tubos bronquiales.

Los fabricantes de productos herbolarios han empezado a ofrecer extractos de Coleus forskohlii que han sido fabricados especialmente para contener altos niveles de forskolina.

Se ha descubierto que la forskolina estabiliza las células que liberan histamina y otros compuestos inflamatorios.3 Esto sugiere que el Coleus forskohlii puede ser un tratamiento útil para el asma, eccema y otras enfermedades alérgicas.

Los estudios también han demostrado que la forskolina relaja el tejido liso del músculo.4,5 Por esta razón, se ha sugerido el Coleus forskohlii como un tratamiento para el asma, calambres menstruales o la dismenorrea, angina, síndrome del intestino irritable (colon espástico), dolor por calambres en la vejiga (como en las infecciones de vejiga) e hipertensión (presión arterial elevada).

El Coleus forskohlii también ha sido propuesto como un tratamiento para la psoriasis, debido a que esa enfermedad parece estar al menos relacionada en parte a los bajos niveles de AMP cíclico en células de la piel.