La planta decorativa Echinacea purpurea, o equinácea purpúrea, ha sido uno de los medicamentos herbales más populares tanto en los Estados Unidos como en Europa y en el mundo.

Los americanos nativos usaban la especie relacionada Equinácea angustifolia para una amplia variedad de problemas, incluyendo infecciones respiratorias y mordedura de serpiente. Los médicos herbales entre los colonos europeos rápidamente añadieron la hierba a su repertorio. La equinácea se volvió tremendamente popular hacia fines del siglos diecinueve, cuando un hombre de negocios llamado H.C.F. Meyer promocionó un brebaje herbal que contenía E. angustifolia. La naturaleza chillona, exagerada y pobremente escrita de esta etiqueta ayudó a definir las características de un remedio de "aceite de serpiente".

No obstante, los fabricantes serios también desarrollaron un interés en la equinácea. Por 1920, la respetada Lloyd Brothers Pharmaceutical Company of Cincinnati, Ohio, contaba con la equinácea como su producto de mayores ventas. En Europa, los médicos tomaron el interés estadounidense en E. angustifolia con entusiasmo. La demanda pronto superó a la oferta proveniente de Estados Unidos, y, en un intento por plantar rápidamente la equinácea localmente, la empresa alemana Madeus and Company compró equivocadamente una cantidad de semillas de Equinácea purpúrea Este accidente histórico es la razón del porqué la mayoría de la equinácea pertenece hoy a la especie purpúrea en lugar de la especie angustifolia. Otro miembro de la familia, Equinácea pálida, también se usa.

La equinácea fue el remedio número uno para los resfriados y las gripas en los Estados Unidos hasta que fue desplazada por los antibióticos sulfa. Irónicamente, los antibióticos no son efectivos para los resfriados, mientras la equinácea parece ofrecer algo de ayuda real. La equinácea permanece como el remedio principal para las infecciones respiratorias en Alemania, donde más de 1.3 millones de recetas son expedidas cada año.

En Europa, y también crecientemente en los E.U., los productos de equinácea son ampliamente usados para tratar los resfriados y los catarros.

La mejor evidencia científica sobre la equinácea concierne a su capacidad de ayudarle a recuperarse de los resfriados y los catarros menores rápidamente. El viejo dicho dice que un "resfriado dura 7 días, pero si lo trata, estará terminado en una semana." Sin embargo, buena evidencia nos dice que la equinácea le ayuda a superar los resfriados mucho más rápido.9 - 19, 40 También parece reducir significativamente los síntomas mientras está enfermo. La equinácea también podría ser capaz de "abortar" un resfriado, si se toma al primer signo de los síntomas.

No obstante, tomar equinácea regularmente en toda la temporada de resfriados probablemente no es una buena idea. La evidencia sugiere que no ayuda a prevenir los resfriados.20, 21, 23, 24

Hasta hace poco, se creía que la equinácea actuaba estimulando el sistema inmune. Estudios de probetay en animales han encontrado que los diferentes componentes de la equinácea puede incrementar la producción de anticuerpos, elevar los conteos de glóbulos blancos y estimular la actividad de los glóbulos blancos clave.1 – 6No obstante, estudios más recientes y mejor diseñados, incluyendo pruebas de doble ciego en humanos, generalmente han fracasado en encontrar cualquier efecto estimulante inmune con la equinácea del todo.7, 37, 41Un estudio en animales que sí encontró cambios en la respuesta inmune pudo indicar ya sea inmunidad incrementada o decrementada.42 Además, el hecho de que el uso regular de la equinácea no parezca ayudar a prevenir los resfriados (o el herpes genital 8) también argumenta contra un efecto fortalecedor inmune. Así que, en el presente, sólo puede decirse que no entendemos los medios por los cuales la equinácea afecta los síntomas del resfriado.

También se ha propuesto a la equinácea para el tratamiento y/o prevención de otras infecciones agudas. Un pequeño estudio doble ciego encontró que el uso de una combinación herbal que contiene equinácea aumentó la efectividad del tratamiento antibiótico para los brotes agudos de la bronquitis crónica.43

Finalmente, se propone frecuentemente a la equinácea para apoyo inmunológico general. Sin embargo, como se discutió anteriormente, hay algo de razón para pensar que no es efectiva para este propósito.