Un miembro de la familia de los guisantes, la raíz de orozuz se ha usado desde tiempos antiguos en ambas formas, como medicina y como alimento. En la herbolaria china, el orozuz es un ingrediente en casi todas las fórmulas herbales para el propósito tradicional de "armonizar" las hierbas separadas involucradas.

La hierba de orozuz contiene una substancia llamada glicirrizina. Cuando se toma en grandes cantidades lo suficientemente altas, la glicirrizina produce efectos similares a aquellos que produce la hormona natural aldosterona, provocando una retención de líquidos, aumento de la presión arterial y pérdida de potasio.1–4 Para prevenir esto, los productores han encontrado una manera de quitar la glicirrizina del orozuz, produciendo un producto más seguro, el orozus deglicirrizinado, o DGL.

El DGL ha mostrado ser prometedor para el tratamiento de úlceras.7También podría ayudar a prevenir las úlceras provocadas por medicamentos antiinflamatorios .8

El DGL también se recomienda a veces para aliviar la molestia de las aftas dolorosas y otras úlceras bucales, pero este uso potencial no se ha estudiado científicamente.

Las cremas que contienen orozuz entero (a menudo combinado con extracto de manzanilla) son utilizadas para el eccema, psoriasis y herpes, pero no tenemos evidencia substancial de que realmente funcionen.

El orozuz entero, no el DGL, se utiliza como un expectorante en problemas respiratorios como la tos y asma.

El orozuz ha sido sugerido como un tratamiento para el síndrome de fatiga crónica (CFS), basado en la observación de que las personas con CFS parecen sufrir de niveles bajos de ciertas hormonas suprarrenales. La porción de glicirrizina del orozuz puede aliviar los síntomas al imitar los efectos de estas hormonas. Sin embargo, éste es un enfoque bastante peligroso para el tratamiento y debe ser probado sólo bajo supervisión médica. Además, estudios de medicamentos que imitan de manera aún más estrecha a las hormonas suprarrenales no encontraron beneficio.