Las enzimas proteolíticas le ayudan a digerir las proteínas contenidas en los alimentos. Aunque su cuerpo produce esas enzimas en el páncreas, ciertos alimentos también contienen enzimas proteolíticas.

La papaya y la piña son dos de las fuentes de plantas más ricas, como se atestigua por su uso tradicional como "ablandadores" naturales para la carne. La papaína y la bromelina son los nombres respectivos para las enzimas proteolíticas que se encuentran en estas frutas. Las enzimas que produce su cuerpo se llaman tripsina y quimotripsina.

El principal uso de las enzimas proteolíticas es como una ayuda digestiva para la gente que tiene problemas para digerir proteínas. Sin embargo, por razones que son menos claras, las enzimas proteolíticas también parecen reducir el dolor y la inflamación.

Usted no necesita obtener enzimas proteolíticas de los alimentos porque el cuerpo las produce (principalmemente la tripsina y la quimotripsina). Sin embargo, sí se presentan las deficiencias de enzimas proteolíticas, normalmente debido a enfermedades del páncreas (insuficiencia pancreática). Los síntomas incluyen molestia abdominal, gases, indigestión, absorción deficiente de nutrientes y liberar alimento sin digerir en las heces.

Para su uso como suplementos, la tripsina y la quimotripsina se extraen del páncreas de distintos animales. También puede comparar bromelaina extraída de tallos de piña y papaína hecha de papayas.