El sulfato de condroitina es una substancia que se presenta de manera natural en el cuerpo. Es un constituyente principal del cartílago, el tejido conectivo elástico y resistente que se encuentra en las articulaciones.

Con base en la evidencia de estudios doble ciego preliminares, la condroitina se utiliza ampliamente en Europa como un tratamiento para la osteoartritis, la artritis típica que mucha gente padece cuando envejece.

Además, la condroitina podría ir más allá que sólo tratar los síntomas y de hecho protege las articulaciones del daño. Los tratamientos médicos actuales para la osteoartritis, tales como los NSAID ( medicamentos antiinflamatorios no esteroideospor sus siglas en inglés), tratan los síntomas pero de hecho no retardan la progresión de la enfermedad y podrían de hecho empeorarla más rápido.1–5 La condroitina (junto con la glucosamina y el SAM) podría llevar a un nuevo nivel el tratamiento de la osteoartritis. Sin embargo, se necesita hacer más investigación para demostrar definitivamente que esta emocionante posibilidad es verdadera.

La condroitina no es un nutriente esencial. El cartílago animal es la única fuente dietética de condroitina. (Cuando se sirve en su plato se llama cartílago) A menos que disfrute de masticar la ternilla , haría mejor en obtener su condroitina en forma de píldoras en una tienda de alimentos saludables o en la farmacia.