Casi cualquier persona se quemará si se expone lo suficiente a la radiación ultravioleta del sol o de otras fuentes. Sin embargo, algunas personas se queman más fácilmente y desarrollan reacciones de la piel exageradas a la luz del sol. Los doctores llaman a esta condición fotosensibiidad. Para algunas personas, el tomar ciertos medicamentos o productos naturales (o frotárselos en la piel) puede provocar fotosensibilidad. Reacciones similares se observan en enfermedades como en algunas forma de porfiria (un grupo de trastornos metabólicos generalmente hereditarios) o el lupus. En otra enfermedad llamada erupciones polimorfas ligeras , erupciones cutáneas dramáticas se pueden desarrollar después de una exposición limitada al sol.

El paso más importante hacia el tratamiento de la fotosensibilidad es identificar si una substancia externa está causando la reacción, y entonces eliminarla si es posible. Los antibióticos se encuentran entre los medicamentos más comunes para la fotosensibilización. Muchas otras substancias naturales también pueden causar esta reacción. Otro paso con sentido común es usar crema bloqueadora solar y ponerse ropa protectora o simplemente permanecer fuera del alcance de los rayos del sol.

Algunos tipos de fotosensibilidad pueden responder a tratamientos específicos como beta-carotenos, esteroides u otros medicamentos orales.

El beta-caroteno, un pigmento de las plantas que le da color a las zanahorias y camotes, puede ser benéfico por lo menos para dos clases de fotosensibilidad: Erupciones polimorfas ligeras 6,7y fotosensibilidad causada por ciertos tipos de porfiria.8 - 10 Este es el mejor complemento estudiado para la fotosensibiidad, aunque sólo cuatro estudios controlados por placebose han realizado y estos han tenido resultados conflictivos.11 - 13De acuerdo a una teoría, el beta-caroteno previene el daño de la piel al neutralizar los radicales libres, químicos dañinos creados en la piel por la acción de la radiación.14

Una característica del betacaroteno es que da un color amarillo profundo a la piel humana cuando se toma en dosis altas durante varios meses. Dado que la complementación debe continuar por un tiempo para ver los resultados, este efecto secundario hace díficil conducir un estudio doble ciego real, en el cual ninguno de los investigadores ni los participantes saben quién está tomando el compuesto activo y quién está tomando placebo. (Para conocer las razones por las que el doble ciego es importante, consulte ¿Por Qué lasTerapias ComplementariasDependen de los Estudios Doble-Ciego?) Una vez que la personas empiezan a tornarse color amarillo, es probable que entiendan lo que están tomando, afectando de manera posible el resultado del estudio. Por lo tanto, incluso los resultados de los estudios controlados por placebo de beta-caroteno están abiertos a discusión.

Como se dijo, tres pruebas controladas de beta-caroteno para la erupciones polimorfas ligeras (PLE, por sus siglas en inglés) encontraron resultados mixtos. Un estudio de 10 semanas en 50 personas con PLE a las que se les dio beta-caroteno además de cantaxantina (otro caroteno) o placebo encontró evidencia de un beneficio significativo.15Sin embargo, en otras dos pruebas controladas de beta-caroteno solo, que duró de 12 a 15 semanas (el número de participantes no fue reportado), se observaron beneficios modestos en un estudio y ningún beneficio en el otro.16

Muchos estudios no controladoshan reportado que el betacaroteno extiende el tiempo que las personas con fotoporfiria eritropoyética (EPP, por sus siglas en inglés) pueden exponerse al sol con seguridad.17 - 19Sin embargo, los estudios que carecen de un grupo de control, como estos, son notables por producir resultados muy optimistas y una prueba controlada de 11 meses de duración no encontró algún beneficio.20Algunos casos reportados indican que el beta-caroteno también puede ser útil en otro tipo de porfiria llamada porfiria cutánea tarda.21

Varios estudios han encontrado que el beta-caroteno es útil en prevenir una quemadura por solordinaria,22 - 25pero, de nuevo, otros estudios no encontraron beneficio.26,27

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo de betacaroteno.