La caléndula, bien conocida como una de las maravillas decorativas, florecen mes tras mes desde la primavera temprana hasta la primera helada. Ya que "calend" significa mes en latín, se cree que la larga temporada de florecimiento de la planta ha dado a la caléndula su nombre. La hierba ha sido usada para sanar heridas y para tratar la piel inflamada desde tiempos remotos.

No se ha descubierto un ingrediente activo que podría ser responsable de las propiedades medicinales tradicionales de la caléndula. Una teoría sugiere que los aceites volátiles en la planta actúan sinérgicamente con otros componentes llamados xanthophylls.1

Experimentos en ratas y otros animales sugieren que la crema de caléndula ejerce un efecto curativo de heridasy antiinflamatorio.2, 3, 4 pero todavía no se han reportado estudios doble ciego.

Las cremas hechas de la flor de caléndula son un artículo casi ubicuo en el cofre de la medicina alemana, usadas para todo, desde rasguños infantiles hasta eccema, quemaduras y heridas pobremente curadas. Estos mismos productos alemanes también están ampliamente disponibles en los Estados Unidos.

La crema de caléndula también se usa para aliviar las hemorroides y varices y el té reduce según se informa, la incomodidad de aftas dolorosas. No obstante, todavía no hay evidencia científica para cualquiera de estos usos.