La otitis media aguda (AOM por sus siglas en inglés) es una dolorosa infección del oído medio, la porción del oído detrás del tímpano. (Otra forma de infección del oído, la otitis externa u oído del nadador, es completamente diferente y no se discute en este artículo). La AOM con frecuencia se presenta después de un resfriado, dolor de garganta u otras enfermedades respiratorias. Aunque puede afectar a los adultos, esta ocurre principalmente en los infantes y en niños pequeños. Se estima que a la edad de 7 años, hasta el 95% de todos los niños estadounidenses habrán experimentado por lo menos una forma de AOM - es la lesión más común por la cual los padres llevan a sus hijos con el doctor.

Cuando la trompa de Eustaquio que conecta la parte superior de la garganta con el oído medio está bloqueada por la mucosidad de un resfriado e inflamación, los líquidos se acumulan detrás del tímpano, proporcionando un lugar ideal para que se desarrollen las bacterias; una infección puede iniciarse, generando incluso más líquido. La presión que esto ejerce sobre el oído puede ser intensamente dolorosa. El tímpano se pone rojo y se inflama. Los niños que son demasiado pequeños para explicar su incomodidad lloran, se quejan y se jalan los oídos. Puede que parezcan que responden poco debido a que no pueden escuchar bien - el líquido almacenado en el oído medio impide que se mueva el tímpano y los huesos pequeños en el oído, provocando una pérdida auditiva temporal.

Además, podría desarrollarse una complicación llamada otitis media secretora (líquido acumulado en el oído medio) y provocar pérdida auditiva continúa durante meses. Otras posibles complicaciones, aunque raras, de la AOM incluyen la mastoiditis (una infección del hueso detrás del oído ) y meningitis espinal.

Sin tratamiento, la mayoría de las infecciones del oído medio se curan por sí solas, a menudo por medio de una ruptura inofensiva del tímpano.1En los Países Bajos, los pediatras toman un enfoque conservador, generalmente esperan de 24 a 72 horas hasta que están seguros que la infección del oído necesita antibióticos.2

Sin embargo, los doctores de Estados Unidos tienden a iniciar el tratamiento temprano. Esta práctica ha sido muy criticada en varios campos. Primero, no se ha descubierto que el tratamiento con antibióticos sea efectivo para prevenir complicaciones como la otitis serosa 3o la meningitis neumocócica.4

Además, el tratamiento antibiótico no parece ayudar mucho a la AOM. Por ejemplo, un ensayo doble ciego controlado por placebo, de 240 niños de edades entre los 6 meses hasta los 2 años, descubrió tan poco beneficio con el tratamiento antibiótico, que los autores recomendaron la espera vigilante supervisada por un médico en vez del tratamiento inmediato.5En otras revisiones publicadas, también se ha visto que los beneficios de los antibióticos para la AOM son menos impresionantes. Una revisión de 33 pruebas aleatorias que involucraron a 5,400 niños concluyó que los antibióticos mejoran de manera modesta el índice de recuperación.6Una evaluación de seis estudios aleatorios y controlados concluyó que el uso temprano de antibióticos sólo tiene un ligero beneficio, reduciendo el dolor y la fiebre en un pequeño porcentaje de niños y ayudando a prevenir el desarrollo de la infección en el otro oído, pero sin acelerar de manera significativa la recuperación de la audición.7También se observaron pequeños beneficios en una prueba más reciente con 315 niños.8Finalmente, los niños con infecciones recurrentes del oído no parecieron beneficiarse del tratamiento antibiótico preventivo.9

Sin embargo, otra crítica, que dice que el tratamiento temprano con antibióticos provoca un alto índice de recurrencia de infección del oído, no parece ser correcta.10

Nota: A pesar de las controversias anteriores, el que simplemente se retrase el tratamiento con antibióticos puede ser peligroso. Cualquier niño que parezca tener una infección del oído debe ser visto por un médico.

Cuando las infecciones del oído reaparecen frecuentemente, puede que el médico introduzca un pequeño tubo en el oído infectado para drenar los líquidos y liberar la presión, un procedimiento llamado timpanostomía. Cerca de 1 millón de niños estadounidenses se someten a este procedimiento cada año; sin embargo, su utilidad es un tanto controversial.11–13

Aunque todavía no hay un tratamiento natural para la AOM, existen varios enfoques prometedores que los padres pueden tomar y que podrían ayudar a prevenir que los niños desarrollen infecciones del oído o a reducir los síntomas.

Xilitol

Un azúcar natural que se encuentra en la ciruela pasa, en las fresas y frambuesas, el xilitol se utiliza como endulzante en ciertos chicles y dulces "sin azúcar". Una de sus ventajas es que este inhibe el crecimiento de Streptococcus mutans,un tipo de bacteria que causa caries dental.14 El xilitol también inhibe el crecimiento de una especie de bacterias relacionadas, la Streptococcus pneumoniae,implicada en las infecciones del oído.15 Además, el xilitol actúa contra la Haemophilus influenza,otra bacteria que frecuentemente provoca infecciones del oído.16

Con base en esta evidencia, el xilitol ha sido probado como un tratamiento preventivo para las infecciones del oído medio con algo de éxito. Dos estudios bien diseñados que reclutaron un total de 1,163 niños encontraron que el masticar chicle y el jarabe endulzado con xilitol ayudaron a prevenir las infecciones del oído medio y disminuyó la necesidad de tomar antibióticos. Aunque claramente el xilitol no previene por completo las infecciones del oído, disminuye de una manera significante el índice de incidencia.

Uno de estos estudios, una prueba extensa de doble ciego, controlada por placebo, de 857 niños investigó qué tan bien el xilitol (en goma de mascar, jarabe y pastillas) podía prevenir la AOM.17 La goma de mascar fue lo más efectivo, reduciendo el riesgo de desarrollar AOM en un total de 40%. El jarabe de xilitol también fue efectivo, pero en menor forma. Las pastillas no fueron efectivas: Los investigadores especularon que los niños se cansaron de chupar los dulces grandes y no obtuvieron la dosis adecuada de xilitol. (Además, los niños no pudieron distinguir entre el xilitol y las pastillas de placebo por medio del gusto, convirtiendo a esa parte del estudio como ciego sencillo).

Los mismo resultados positivos se habían observado en un estudio anterior doble ciego hecho por los mismos investigadores, evaluando aproximadamente a 300 niños.18

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, vea el artículo completo sobre xilitol.

Amamantar

El amamantar podría ayudar a prevenir la AOM. Muchos estudios que registraron la frecuencia de la infección del oído en grandes grupos de infantes descubrieron que los infantes que fueron exclusivamente amamantados tenían significativamente menos infecciones del oído medio que aquellos alimentados con fórmula.19–21 Tales estudios observacionales no son tan confiables como los diseñados de doble ciego o controlados con placebo, pero los resultados sí sugieren que amamantar es una buena medida de prevención.

Los investigadores no están seguros de cómo la leche materna protege a los infantes de infecciones del oído. Los estudios que intentaron determinar si la leche materna inhibe las bacterias asociadas con la AOM han tenido resultados confusos.22,23

Evitar el Humo del Cigarro

Las condiciones ambientales podrían predisponer a un niño a las infecciones del oído moderadas. Un estudio de 132 niños que asistían a una guardería descubrió que 45 niños expuestos al humo del cigarro en casa tenían un riesgo 38% mayor de tener infecciones del oído medio que los 87 niños cuyos padres no fumaban.24

Gotas Herbales para el Oído

Las hierbas gordolobo y ajo se combinan tradicionalmente con otras hierbas en gotas aceitosas para el oído diseñadas para reducir el dolor de las infecciones de oído. Un estudio apoya este uso. Dos pruebas doble ciego que reclutaron a un total de más de 250 niños con dolor de tímpano provocado por la infección del oído medio compararon la efectividad de una preparación herbal, que contenía gordolobo, ajo, hierba de San Juan y caléndula, contra un producto estándar de gotas anestésicas para el oído (ametocaina y fenazona)30,31 Los resultados indicaron que los dos tratamientos eran igual de efectivos. Además, uno de los estudios descubrió que el uso del antibiótico amoxicilina no aportó un beneficio extra.

Sin embargo, debido a la fuerte respuesta al placebo en condiciones de dolor, este estudio pudo haber necesitado un grupo con placebo para brindar una evidencia verdaderamente digna de confianza de que las hierbas fueron efectivas.

Tenga en cuenta que los productos herbales de gotas para los oídos podrían aliviar el dolor, no es probable que tengan algún efecto sobre la infección real: El tímpano está en el camino.

Nota: El aceite esencial de ajo es muy difícil de introducir en el oído. Las gotas herbales que contienen ajo utilizan muchos extractos de la hierba más suaves.