No sabemos en absoluto por qué la menstruación es incómoda, o por qué es mucho más dolorosa para unas mujeres que para otras y varía tanto de mes a mes.

En ocasiones, el dolor menstrual severo indica la presencia de endometriosis (un padecimiento en el que el tejido del cuello uterino crece en un lugar diferente al útero) o fibroides uterinos (tumores benignos en el útero), pero en la mayoría de los casos no se pueden encontrar anomalías identificables. Unas sustancias naturales conocidas como prostaglandinas parecen desempeñar una función central en el dolor menstrual, pero sus acciones detalladas no se comprenden por completo. Medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno y el naproxeno alivian el dolor y reducen los niveles de algunas prostaglandinas; estos medicamentos son la base en el tratamiento convencional para el dolor menstrual. También podría ayudar el tratamiento de anticonceptivos orales.

Existe alguna evidencia de que los complementos de aceite de pescado, magnesio y vitamina E pueden ayudar a reducir el dolor menstrual.

Aceite de Pescado

Se cree que los ácidos grasos omega-3 en el aceite de pescado tienen efectos antiinflamatorios y pueden aliviar la dismenorrea al afectar al metabolismo de las prostaglandinas y otros factores involucrados en el dolor y la inflamación.1

En un estudio de cuatro meses de duración en 42 mujeres de 15 a 18 años de edad, la mitad de las participantes recibió una dosis diaria de 6 gramos de aceite de pescado, proporcionando 1,080 mg de EPA (ácido eicosapentaenóico) y 720 mg de DHA (ácido docosahexaenóico) al día.2 Después de dos meses, fueron cambiados a placebo durante otros 2 meses. El otro grupo recibió los mismos tratamientos en orden contrario. Los resultados mostraron que esas mujeres jóvenes experimentaron dolor menstrual significativamente menor cuando estuvieron tomando aceite de pescado.

Otro estudio doble ciego dio seguimiento a 78 mujeres, quienes recibieron ya sea aceite de pescado, aceite de foca, aceite de pescado con vitamina B 12(7.5 mcg al día) o placebo durante tres completos de periodos menstruales.3 Se observaron mejorías significativas en todos los grupos de tratamiento, pero el aceite de pescado más B 12 probó ser más efectivo y sus beneficios continuaron el mayor tiempo después que el tratamiento fue terminado (3 meses). Los investigadores no ofrecieron explicación de por qué B 12 podría ser útil.

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo acerca de aceite de pescado.

Vitamina E

Un estudio sugiere que la vitamina E podría ser de ayuda para el tratamiento de la dismenorrea. En este estudio doble ciego, controlado por placebo, a 100 mujeres que se quejaban de dolor menstrual significativo se les dio ya sea 500 UI de vitamina E o placebo durante 5 días.12 El tratamiento comenzó 2 días antes y continuó durante 3 días después del inicio esperado de la menstruación. Mientras que los dos grupos mostraron mejorías significativas en el dolor a los 2 meses del estudio, (presumiblemente debido al poder del placebo) la reducción del dolor fue mayor en comparación con el grupo del placebo.

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo acerca de Vitamina E.

Magnesio

Estudios preliminares sugieren que la complementación con magnesio podría ser útil para la dismenorrea. Un estudio doble ciego controlado con placebo de seis meses de duración en 50 mujeres con dolor menstrual encontró que el magnesio mejoró significativamente los síntomas.9 Los investigadores reportaron evidencia de niveles reducidos de prostaglandina F 2 alfa, una de las prostaglandinas involucradas en el dolor menstrual.

Resultados positivos similares fueron observados en un estudio doble ciego controlado con placebo en 21 mujeres.10

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo acerca del magnesio.