Nota: Toda la evidencia significativamente positiva para el betacaroteno aplica a fuentes alimenticias, no a complementos.

El betacaroteno pertenece a la familia de sustancias químicas naturales conocidas como carotenos o carotenoides. Los científicos han identificado cerca de 600 carotenos diferentes. Ampliamente encontrados en las plantas, los carotenos (junto con otro grupo de sustancias químicas, los bioflavonoides) dan el color a las frutas, verduras y otras plantas.

El betacaroteno es un caroteno particularmente importante desde el punto de vista nutricional, ya que el cuerpo fácilmente lo transforma en vitamina A. Si bien los complementos de vitamina A por sí solos pueden ser tóxicos cuando se toman en exceso, se cree (aunque no está probado) que el cuerpo hará sólo la vitamina A que necesite del betacaroteno. Asumiendo que esto es cierto, esta característica de seguridad intrínseca hace que el betacaroteno sea la mejor forma de obtener su vitamina A.

El betacaroteno con frecuencia también es recomendado por otra razón: Es un antioxidante, como la vitamina E y la vitamina C. Sin embargo, mientras que el consumo alto de carotenos provenientes de los alimentos ha sido asociado con el riesgo reducido de varias enfermedades (incluyendo enfermedad cardíaca y cáncer), no se ha encontrado que los complementos de betacaroteno ofrezcan beneficio alguno; de hecho, cuando se toman en dosis altas por un largo período de tiempo, los complementos de betacaroteno podrían incrementar ligeramente el riesgo de enfermedad cardíaca y algunas formas de cáncer.

A pesar de que el betacaroteno no es un nutriente requerido, la vitamina A es esencial para la salud, y el betacaroteno es convertido en vitamina A dentro del cuerpo. El factor exacto de conversión varía con las circunstancias; en general, 2 mcg de betacaroteno en forma de complemento se considera el equivalente a 1 mcg de Vitamina A. Vea el artículo sobre vitamina A para los requerimientos basados en la edad y el sexo.

Las verduras de color verde oscuro y anaranjadas-amarillas son buenas fuentes de betacaroteno. Estas incluyen zanahorias, batatas, calabaza, espinaca, lechuga romana, brócoli, albaricoque y pimientos verdes.