El eccema es una reacción alérgica mostrada en la piel. Consiste principalmente en comezón, manchas inflamadas en la cara, codos, rodillas y muñecas. El eccema se encuentra comúnmente en infantes y niños jóvenes. El eccema está estrechamente relacionado con el asma y la fiebre de heno. Todos juntos, se llaman "atopía." La atopía tiende a provenir de la familia.

El tratamiento médico para el eccema consiste principalmente de cremas con esteroides.

Probióticos (Prevención y Tratamiento)

Los probióticos son bacterias que promueven la salud. Los probióticos más famosos son los Lactobacillus acidophilus, usados para hacer yogur.

El uso de los probióticos durante el embarazo y después del parto pueden reducir el riesgo del eccema infantil. En una prueba doble ciego y controlada por placebo que registró a 159 mujeres, las participantes recibieron ya fuese un placebo o cápsulas de Lactobacillus GGempezando de 2 a 4 semanas antes del parto esperado.11 Después del parto, las mamás lactantes continuaron tomando placebo o el probiótico por 6 meses; a los infantes alimentados con fórmula se les dio un placebo o un probiótico directamente por el mismo período de tiempo. Los resultados mostraron que el uso de Lactobacillus GG redujeron el riesgo en los niños de desarrollar eccema por aproximadamente 50%.

Además, pequeñas pruebas doble ciego han encontrado evidencia de que los infantes y niños que ya tienen eccema podrían beneficiarse del uso de los probióticos.12, 13, 20, 21

Para más información, incluyendo dosis y asuntos de seguridad, vea completo el artículo sobre probióticos.

Lactancia (Prevención del Eccema)

Mientras se desconoce la causa del eccema, la exposición temprana de los infantes a las sustancias alergénicas encontradas en la fórmula infantil podría jugar un papel. La lactancia podría, por ende, ayudar a prevenir el eccema.

Un estudio amplio reciente da crédito a esta teoría.8 Más de 17,000 mujeres en la República de Bielorrusia fueron enlistadas. Cerca de la mitad ingresaron a un programa que las animaba a alimentar con el pecho (el "grupo de intervención"), mientras la otra mitad fueron enlistadas en un programa diferente que no instigaba ningún método particular de alimentación infantil (el "grupo de control").

Los resultados mostraron que las mujeres animadas a amantar tendieron mucho más a hacerlo que las otras mujeres. Además, los niños de las mujeres en el grupo de intervención mostraron casi un 50% de reducción en la incidencia de eccema.

Interpretar este estudio es más difícil de lo que podría parecer. Técnicamente, no demuestra que la lactancia reduzca el riesgo de eccema. Más bien, muestra que la asesoría para alimentar con el pecho reduce el riesgo de eccema. No obstante, la implicación es completamente convincente: Si amamanta a su hijo, es menos probable que desarrolle eccema.

Otra opción podría ser usar fórmulas infantiles especiales que sean menos alergénicas.10, 19

Medicina Herbal China

Una combinación de hierbas chinas tradicionales se muestran como una promesa para el tratamiento para el eccema. Esta fórmula registrada contiene Ledebouriella seseloides, Potentilla chinensis, Akebia clematidis, Rehmannia glutinosa, Paeonia lactiflora, Lophatherum gracile, Dictamnus dasycarpus, Tribulus terrestris, Glycyrrhiza uralensis y Schizonepeta tenuifolia. En pruebas pares doble ciego y controladas por placebo llevadas a cabo por un grupo de investigación, la mezcla produjó significativamente mejores efectos que el placebo tanto para adultos como para niños.22, 23Cada estudio registró aproximadamente a 40 personas y usó un diseño transversal en el que todos los pacientes recibieron el tratamiento real y un placebo por 8 semanas cada uno. El uso de la combinación herbal redujo significativamente los síntomas de eccema comparados con el placebo. No obstante, un estudio subsecuente de diseño similar realizado por un grupo de investigación diferente fracasó en encontrar un beneficio significativo.24 La razón para esta discrepancia no está clara.

Para más información, incluyendo los temas de seguridad, vea el artículo sobre medicina herbal china tradicional.

Cremas Herbales de Contacto

Las cremas tópicas hechas de manzanilla, regaliz o caléndula, solas o en combinación, se usan ampliamente en Europa para tratar el eccema. Un estudio de 161 individuos encontró a la crema de manzanilla igualmente efectiva que un 0.25% de crema de hidrocortisona para el tratamiento de eccema.14 Sin embargo, el reporte no declaró si los doctores o pacientes desconocían sobre cuál tratamiento era cuál, por lo que no está claro qué tan confiable pueden considerarse los resultados.

Un estudio por los mismos autores (también no doble ciego), que implicó 72 individuos con eccema, obtuvo resultados algo extraños: En esta prueba, la manzanilla no era significativamente más efectiva que el placebo, pero ambos fueron mejores al 0.5% de crema de hidrocortisona.15 Es difícil de interpretar lo que estos resultados realmente significan, pero ciertamente no pueden tomarse como prueba de que la crema de manzanilla es efectiva.

La Hierba de San Juanes usada con mayor frecuencia para el tratamiento de la depresión. La hierba de San Juan contiene una sustancia, hipericina, la cual se piensa que tiene propiedades antiinflamatorias, también haciéndola potencialmente útil en el eczema. En un estudio doble ciego, una crema que contenía extracto de la hierba de San Juan fue comparada contra una crema de placebo en 21 personas con síntomas de eczema de leves a moderados.25 Los participantes del estudio usaron la crema real en un brazo y el placebo en el otro. Los resultados indicaron que el uso de la crema de la hierba de San Juan redujo significativamente los síntomas.

Aceite/GLA de Onagra (Tratamiento del Eccema)

El aceite de onagra, una fuente de ácido graso esencial GLA (ácido gama-linolénico, por sus siglas en inglés), es ampliamente usado en Europa para el tratamiento de eccema; no obstante, los estudios diseñados más recientes y mejores generalmente han fracasado en encontrarlo efectivo.

Una revisión de todos los estudios reportaron que hasta 1989 se encontró que el aceite de onagra redujo los síntomas de eccema después de varios meses de uso, con la mejoría más notable en el nivel de comezón.1Sin embargo, esta revisión ha sido sagazmente criticada: Esto incluyo estudios de un diseño sumamente pobre, y también, aparentemente, una mala interpretación de los resultados de algunos de los estudios que el experimentó evaluó.2

Estudios mejor diseñados y publicados subsecuentemente a esta revisión no han tenido resultados provisorios. Un estudio doble ciego controlado por placeboque observó a 58 niños con eccema por 16 semanas no encontró diferencia entre los grupos tratados y los de placebo.3Un estudio de 24 semanas y doble ciego de 160 adultos con eccema, a quienes se les dio ya fuera placebo o GLA de aceite de borago, tampoco encontró beneficio.4Además, también se vieron resultados negativos en un estudio de 16 semanas, doble ciego y controlado con placebo de 102 individuos con eccema.5Una cuarta prueba doble ciego observó a 39 personas con dermatitis en la mano por 24 semanas. El aceite de onagra a una dosis de 6 g al día no produjó mejoría significativa en comparación al placebo.6

Sólo una prueba doble ciego realizada subsecuentemente a la revisión de 1989 encontró beneficio terapéutico con el aceite de onagra, pero se usaron dosis muy altas del suplemento y sólo se descubrieron beneficios marginales.7

Lo más importante: En el presente momento, el balance de la evidencia sugiere que el aceite de onagra probablemente no es tan efectivo para el tratamiento del eccema.

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, vea el artículo completo sobre GLA.