En la osteoartritis, el cartílago en las articulación se daña, interrumpiendo el suave deslizamiento de la movilidad de las superficies de las articulaciones. Esto da como resultado dolor, inflamación y deformidad.

El dolor de la osteoartritis aumenta de manera típica cuando se usa la articulación y mejora cuando está en reposo. Por razones que no son claras, a pesar de que los rayos X pueden detectar la evidencia de la artritis, el nivel del dolor y la rigidez que experimentan las personas no está a la par con la extensión de la lesión detectada en los rayos X.

Existen muchas teorías acerca de las causas de la osteoartritis, pero en realidad no sabemos qué causa la enfermedad. La osteoartritis con frecuencia se describe como artritis de "desgaste natural". Sin embargo, la evidencia sugiere que esta simple explicación no es correcta. Por ejemplo, la osteoartritis frecuentemente se desarrolla en varias articulaciones al mismo tiempo, a menudo de manera simétrica en ambos lados del cuerpo, aun cuando no hay razón para creer que cantidades iguales de desgaste natural están presentes. Otro descubrimiento interesante es que la osteoartritis de la rodilla está asociada común (y misteriosamente) con la osteoartritis de la mano. Estos factores, así como algunos otros, nos han llevado al indicio de que la osteoartritis puede ser realmente una enfermedad de los cartílagos en toda la extensión del cuerpo.

Durante toda la vida, el cartílago se está volteando constantemente mediante un equilibrio de fuerzas que dejan de funcionar y vuelven a hacerlo. Una teoría que prevalece sugiere que la osteoartritis puede representar una situación en la cual las fuerzas disminuidas se salen de control. Algunos de los tratamientos naturales propuestos para la osteoartritis descritos más adelante inhiben las enzimas que dañan el cartílago.

Cuando el daño del cartílago en la osteoartritis empieza, el cuerpo responde produciendo cartílago nuevo. Durante varios años, este esfuerzo compensatorio puede mantener funcionando bien al cartílago. Algunos de los tratamientos naturales descritos más adelante parecen funcionar al ayudar al cuerpo a reparar el cartílago. Sin embargo, de manera eventual, las fuerzas de construcción no pueden mantenerse al ritmo de las destructivas, y se desarrolla lo que se denomina la etapa final de la osteoartritis. Esta la foto familiar de dolor y daño al funcionamiento de las articulaciones.

El tratamiento médico convencional para la osteoartritis consiste principalmente de medicamentos analgésicos, como el Tylenol y medicamentos antiinflamatorios, como el Aleve y el Orudis. El mayor problema con los medicamentos antiinflamatorios es que estos pueden causar úlcera. Otro problema posible es que realmente pueden acelerar el progreso de la osteoartritis al interferir con la reparación del cartílago y promover la destrucción del mismo.1 - 5 En contraste, dos de los tratamientos descritos aquí pueden, en realidad, reducir el transcurso de la enfermedad.

Varios tratamientos naturales para la osteoartritis tienen un conjunto de datos significativos que apoyan la evidencia que indica que pueden reducir el dolor y mejorar el funcionamiento. Más importante, existe alguna evidencia de que la glucosamina y la condroitina pueden ofrecer el beneficio adicional de ayudar a prevenir el daño progresivo de las articulaciones.

Glucosamina

Una evidencia mejor nos dice que la glucosamina puede reducir los síntomas de la artritis ligera a moderada; evidencia creciente indica que el uso regular puede reducir el empeoramiento de la artritis que normalmente ocurre con el tiempo.120

Alivio de los Síntomas

Evidencia razonablemente buena indica que el complemento de glucosamina alivia de manera efectiva el dolor y otros síntomas de la osteoartritis. Se han realizado dos tipos de estudios, aquellos que comparan la glucosamina contra un placebo y aquellos que la comparan contra los medicamentos estándar.

En la categoría controlada por placebo, una de las mejores pruebas fue un estudio doble ciego de 3 años de duración con 212 personas con osteoartritis de la rodilla.21 Los participantes que recibieron glucosamina mostraron una reducción en los síntomas en comparación con aquellos que recibieron placebo.

También se observaron beneficios en otros estudios doble ciegos controlados por placebo, que abarcaron un total de 800 personas, y que duraron de 4 semanas hasta 3 años.10,14,101,103,104

Otros estudios doble ciegos abarcaron un total de más de 400 personas comparando la glucosamina contra el ibuprofeno, y encontraron que la glucosamina es igualmente efectiva que el medicamento.11,16,18

Sin embargo, no todos los estudios encontraron beneficios. En tres estudios que implicaron a un total de casi 300 individuos, el uso de la glucosamina falló en proporcionar alguna mejoría significativa en los síntomas.19,20,99La explicación de esta discrepancia no está clara. Los autores de dos de estas pruebas plantean una posible explicación de que la glucosamina podría ser más efectiva en los casos relativamente leves de artritis; los participantes en sus estudios padecían artritis relativamente severa.19,99

Algunos estudios probaron con tratamientos combinados que contenían glucosamina y condroitina. Un estudio doble ciego controlado por placebo de 6 meses de duración, evaluó a 93 personas con artritis de la rodilla y encontró que la combinación de glucosamina y condroitina (junto con el manganeso) era más efectiva que el placebo.22

Otro estudio doble ciego controlado por placebo evaluó la combinación de condroitina/glucosamina para la TMJ (enfermedad de la articulación temporomandibular), pero encontró resultados equívocos.105 Finalmente, en un estudio con resultados cuestionables, una crema tópica que contenía glucosamina, condroitina, alcanfor y aceite de mentaprobó ser más eficaz que la crema de placebo que contenía sólo una pequeña cantidad de aceite de menta.106 Sin embargo, no está claro si fue la glucosamina y la condoitrina o el alcanfor y el aceite de yerbabuena lo que hizo la diferencia.

Reduciendo la Enfermedad

Un estudio doble ciego controlado por placebo de 3 años de duración en 212 individuos encontró indicios de que la glucosamina puede proteger las articulaciones de un daño posterior.21 Durante el estudio, los individuos a los que se les dio glucosamina mostraron alguna mejoría real con el dolor y la movilidad, mientras que aquellos a los que se les dio un placebo empeoraron de manera regular. Además, los rayos X demostraron que el tratamiento de glucosamina previno el daño progresivo de la articulación de la rodilla.

Un estudio separado de 3 años de duración que abarcó a 202 personas confirmó estos resultados.101

¿Cómo Funciona la Glucosamina?

La glucosamina parece estimular las células del cartílago en las articulaciones para producir proteoglicanes y colágeno, dos proteínas esenciales para el funcionamiento apropiado de las articulaciones.6 - 10La glucosamina también puede ayudar a prevenir que se descomponga el colágeno.33

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo de la glucosamina.

Sulfato de Condroitina

Como se describió en la sección anterior, el complemento de condroitina a menudo se combina con glucosamina. Varios estudios también han evaluado el uso de la condroitina de manera individual, con resultados positivos en general para ambos casos; mejorar los síntomas y reducir el progreso de la enfermedad.

Alivio de los Síntomas

Los estudios doble ciegos controlados por placebo que implicaron un total de varios cientos de participantes, indican que la condroitina puede aliviar los síntomas de la osteoartritis.

Un estudio abarcó a 85 personas con osteoartritis de la rodilla y les dio seguimiento durante 6 meses.34 Los participantes recibieron 400 mg de sulfato de condroitina dos veces al día o un placebo. Al final de la prueba, los doctores estimaron que la mejoría fue buena o muy buena para el 69% de aquellos que tomaban el sulfato de condroitina y sólo en un 32% para los que tomaban placebo.

Otra forma de comparar los resultados es observar la velocidad máxima para caminar entre los participantes. Mientras que los individuos del grupo de la condroitina pudieron mejorar su velocidad al caminar de manera gradual durante la prueba, la velocidad al caminar en el grupo del placebo no mejoró del todo. De manera adicional, hubo mejorías en otras medidas de la osteoartritis, como el nivel del dolor, con beneficios que se observaron desde el primer mes. Esto indica que la condroitina pudo detener el empeoramiento gradual de la artritis.

Se observaron buenos resultados en una prueba doble ciego de 12 meses que comparó la condroitina contra el placebo en 104 individuos con artritis de la rodilla.35así como en una prueba de 12 meses con 42 participantes.36

Otro estudio interesante evaluó el uso intermitente o a "intervalos" de la condroitina.121 En este estudio, 120 personas recibieron un placebo u 800 mg de sulfato de condroitina del diario por dos períodos separados por 3 meses durante un año. Los resultados mostraron que incluso cuando se tomó de esta forma, el uso de la condroitina mejoró los síntomas.

También se observaron beneficios en dos pruebas a corto plazo que implicaron un total de casi 240 individuos.37,38

También se observaron resultados positivos generales en otros estudios, incluyendo uno que encontró que la condroitina es tan efectiva como el medicamento antiinflamatorio diclofenaco.40 - 42

Reduciendo la Enfermedad

Una evidencia creciente nos dice que, al igual que la glucosamina, la condroitina reduce el progreso de la artritis.

Un aspecto importante del estudio de los 42 individuos mencionado anteriormente fue que los individuos que tomaron un placebo mostraron un daño progresivo de la articulación durante el año, pero entre aquellos que tomaron el sulfato de condroitina no se observó un empeoramiento en la articulación.43 En otras palabras, el sulfato de condroitina pareció proteger de daño posterior a las articulaciones de quienes padecen osteoartritis.

Una prueba doble ciego controlada por placebo más extensa y de más duración también encontró evidencia de que el sulfato de condroitina puede reducir el progreso de la osteoartritis.44 Este estudio abarcó a ciento diecinueve personas, y duró 3 años completos. Treinta y cuatro de los participantes recibieron 1,200 mg de sulfato de condroitina al día; el resto recibió placebos. Durante el estudio, los investigadores tomaron rayos X para determinar cuántas articulaciones habían alcanzado una etapa grave.

Durante los 3 años del estudio sólo el 8.8% de aquellos que tomaron el sulfato de condroitina desarrollaron un daño severo de las articulaciones, mientras que casi el 30% de los que tomaron placebos llegaron hasta ese punto.

Se observaron beneficios similares a largo plazo en otros dos estudios, que abarcaron un total de casi 200 personas.45,122

Hay evidencia adicional que se obtuvo de estudios en animales. Los investigadores midieron los efectos del sulfato de condroitina (adminstrado vía oral y por inyección directamente dentro del músculo) en conejos, en los cuales se había inducido un daño en el cartílago de una rodilla por la inyección de una enzima.46 Después de 84 días de tratamiento, las rodillas dañadas de los animales a los que se les había dado el sulfato de condroitina tenían significativamente más cartílago acumulado que las rodillas de los animales que no se trataron. El tomar el sulfato de condroitina oralmente fue tan efectivo como obtenerlo a través de una inyección.

Viendo la suma de la evidencia, parece que el sulfato de condroitina puede proteger, en realidad, las articulaciones del daño de la osteoartritis.

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo de la condroitina.

SAM

Una cantidad substancial de evidencia científica indica que la SAM (S-adenosilmetionina) puede aliviar los síntomas de la artritis.50 Varios estudios doble ciegos que abarcaron casi mil participantes en total, indican que es aproximadamente tan efectiva para este propósito como los medicamentos antiinflamatorios estándar. Sin embargo, no hay evidencia significativa de que la SAM reduzca el avance de la enfermedad.

Uno de los mejores estudios doble ciegos abarcó 732 pacientes y los evaluó durante 4 semanas.51 Durante este período, 235 de los participantes recibieron 1,200 mg de SAM al día, mientras que un número similar tomó ya sea un placebo o 750 mg diarios del medicamento estándar naproxeno. La mayoría de estos pacientes habían experimentado síntomas moderados de osteoartritis en la rodilla o en la cadera en un promedio de 6 años.

Los resultados indicaron que la SAM proporcionó un efecto de alivio del dolor como el naproxeno y que ambos tratamientos fueron significativamente mejores que los placebos. Sin embargo, existieron diferencias entre los dos tratamientos. El naproxeno funcionó más rápido, produciendo beneficios aparentes fácilmente a las 2 semanas de seguimiento, mientras que el efecto total de la SAM no fue aparente hasta 4 semanas después. Al final del estudio, ambos tratamientos produjeron el mismo nivel de beneficio.

En un estudio doble ciego que comparó la SAM contra el nuevo medicamento antiinflamatorio Celebrex (celecoxib), una vez más el medicamento funcionó más rápido que el complemento, pero con el tiempo ambos proporcionaron beneficios iguales.123

La evidencia sobre reducir el progreso de la artritis está, en la actualidad, limitada a estudios que implican animales en lugar de humanos.52,53

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo de la SAM.

Insaponificables de Aguacate/Frijoles (ASU, por sus siglas en inglés)

Extractos especiales de aguacate y frijol llamados insaponificables de aguacate/frijol (ASU) han sido investigados como un tratamiento para la osteoartritis, con resultados muy promisorios en los estudios que abarcaron un total de varios cientos de personas.85 - 92,125

Por ejemplo, en una prueba doble ciego, a 260 individuos con artritis en la rodilla se les administró o un placebo o ASU de 300 a 600 mg diarios.93 Los resultados después de 3 meses mostrarón que el uso del ASU mejoró de manera significativa los síntomas de la artritis en comparación con el placebo. No se observó diferencia significativa entre las dos dosis probadas.

Sin embargo, hasta ahora no parece ser que el ASU pueda reducir el progreso de la osteoartritis.126