La vitamina E es un antioxidante que combate a las sustancias naturales dañinas conocidas como radicales libres. Funciona en los lípidos (grasas y aceites), lo que la hace complementaria con la vitamina C, la cual combate los radicales libres disueltos en el agua. Como un antioxidante, la vitamina E ha sido ampliamente defendida para prevenir la enfermedad cardíaca y el cáncer. Sin embargo, el resultado de pruebas grandes y bien diseñadas no ha sido alentador en general. Otros beneficios posibles de la vitamina E solo tienen limitada evidencia de apoyo.

Las recomendaciones para la dosis de vitamina E son un poco complejas, ya que la vitamina E existe en muchas formas.

Las nuevas recomendaciones de vitamina E son en mg de alfa-tocoferol. Esta sustancia puede provenir ya sea de la vitamina E natural (llamada, un tanto incorrectamente, d-alfa-tocoferol) o de la vitamina E sintética (llamada, también un poco incorrectamente, dl-alfa-tocoferol). Sin embargo, gran parte de el alfa-tocoferol en la vitamina E sintética es inactiva. Por esta razón, usted debe tomar aproximadamente el doble para obtener el mismo efecto.1 - 3

También existen otras formas de vitamina E, como los beta-, delta- y gama-tocoferoles, todos estos encontrados en los alimentos. Estas otras formas podrían ser importantes; por ejemplo, la evidencia preliminar indica que el gama-tocoferol podría ser la forma más importante de vitamina E para prevenir el cáncer de próstata.4Con esta base, se ha sugerido que el mejor complemento de vitamina E sería una combinación de todos estos.5 - 7

Para hacer estos asuntos incluso más confusos, las dosis de vitamina E son comúnmente enlistadas en las etiquetas como unidades internacionales (IU, por sus siglas en inglés). He aquí como hacer la conversión. Una IU de vitamina E natural equivale a 0.67 mg de alfa-tocoferol; una IU sintética de vitamina E equivale a 0.45 mg de alfa-tocoferol. Por lo tanto, para satisfacer las nuevas recomendaciones nutrimentales de vitamina E (15 mg al día), usted deberá recibir ya sea 22 IU de vitamina E natural (22 IU x 0.67 = 15 mg) o 33 IU de vitamina E sintética (33 UI x 0.45 = 15 mg). Las recomendaciones oficiales de los Estados Unidos y Canadá para el consumo diario de vitamina E son las siguientes:

  • Bebés de 0 - 6 meses, 4 mg
    de 7 - 12 meses, 5 mg
  • Niños de 1 - 3 años, 6 mg
    de 4 - 8 años, 7 mg
    de 9 - 13 años, 11 mg
  • Hombre y mujeres de 14 años en adelante, 15 mg
  • Mujeres embarazadas, 15 mg
  • Mujeres en periodo de lactancia, 19 mg

En países desarrollados, la deficiencia ligera de vitamina E es relativamente común.8 - 10

Las mejores fuentes alimenticias de vitamina E son los aceites vegetales poliinsaturados, semillas, nueces y granos enteros. Para obtener una dosis terapéutica, usted necesita tomar un complemento.