Esencialmente, la angina de pecho es un calambre muscular en el corazón; el único músculo que no puede tomar un descanso. Se desarrolla cuando el músculo cardíaco no recibe el oxígeno suficiente para sus necesidades de parte de las arterias que se lo suministran: Las arterias coronarias. Por tanto, la angina de pecho es una forma de enfermedad de las arterias coronarias. Aterosclerosis es la causa má común de enfermedad de las arterias coronarias; provoca engrosamiento de las paredes de las arterias y afecta el flujo sanguíneo.

Normalmente las personas experimentan la angina de pecho como un dolor que les oprime el pecho, como si sobre su pecho se encontrara un gran peso o una banda apretada estuviera alrededor de su pecho. A menudo esto es acompañado por sudoración, falta de aliento y posiblemente dolor que se extiende al brazo izquierdo o al cuello. Normalmente, la angina de pecho es provocada por el ejercicio; entre más rápidamente bombee el corazón, más oxígeno necesita. La aterosclerosis (endurecimiento de las arterias) es la causa más común de angina de pecho.

Las personas con angina de pecho están en un alto riesgo de un ataque cardíaco y el tratamiento debe tomar eso en cuenta. Los medicamentos que expanden (dilatan) las arterias del corazón, como la nitroglicerina, pueden proporcionar alivio inmediato. Otros medicamentos ayudan, a largo plazo, haciendo más sencillo el trabajo del corazón. También es importante reducir o revertir el avance de la aterosclerosis tratando la presión arterial alta y el colesterol alto, así como reduciendo otros factores de riesgo. Los tratamientos quirúrgicos (como la angioplastia y injerto de un bypass en la arteria coronaria) ensanchan físicamente los vasos sanguíneos que alimentan al corazón.

La angina de pecho es una enfermedad seria que desde luego requiere una evaluación y supervisión médica convencionales. Nadie debe autotratarse la angina de pecho. Sin embargo, los tratamientos alternativos podrían proporcionar un adjunto útil al cuidado médico estándar cuando son supervisados por el adecuado médico profesional. Intencionalmente, en esta sección no damos dosis debido a que éstas deben ser individualizadas por su médico; aunque usted puede encontrar pautas generales en los artículos separados sobre cada sustancia.

Nota: Debido a que normalmente la angina de pecho es provocada por la aterosclerosis, otra información pertinente puede encontrarse en el artículo aterosclerosis.

L-Carnitina

La sustancia similar a la vitamina L-carnitina podría ser una buena adición a la terapia estándar para la angina de pecho. La carnitina juega un papel en la producción celular de energía. A pesar de que la carnitina no ubica la causa de la angina de pecho, parece ayudar al corazón a producir energía de manera más eficiente, de ese modo, le permite funcionar con menos oxígeno.

En un estudio controlado, 200 personas con angina de pecho (la variedad inducida por el ejercicio) recibieron una dosis diaria de L-carnitina o se dejaron sin tratar.1 Todos los participantes del estudio continuaron tomando su medicamento normal para la angina de pecho. Quienes tomaron carnitina mostraron mejoría en varias medidas del la función cardíaca, incluyendo una capacidad significativamente mayor de ejercitarse sin dolor en el pecho. También pudieron reducir la dosis de algunos de sus medicamentos para el corazón (bajo supervisión médica) conforme sus síntomas disminuían.

Desafortunadamente, los resultados de este estudio no pueden ser totalmente confiables, debido a que no se usó un diseño doble ciego controlado por placebo. (Para más información sobre el porqué los estudios dobles son tan importantes, consulte ¿Por Qué LasTerapias ComplementariasDependen de los Estudios Doble Ciego?) Un ensayo más pequeño que sí usó el formato doble ciego controlado con placebo, evaluó a 52 personas con angina de pecho.2 Los resultados mostraron que el uso diario de L-carnitina mejoró significativamente los síntomas en comparación con el placebo.

Otros estudios (tanto sencillos como doble ciego) usaron una forma de L-carnitina llamada propionil L-carnitina y encontraron evidencia de beneficio.3 - 6 Consulte con su médico respecto a la dosis y las cuestiones específicas de seguridad.

Magnesio

El magnesio tiene acciones en el cuerpo que se parecen a las de los medicamentos en la familia de bloqueadores del canal de calcio, aunque mucho más débiles. Dado que estos medicamentos son útiles para la angina de pecho, el magnesio también ha sido probado.

En un estudio doble ciego controlado con placebo de 6 meses de duración, se les dio a 187 personas con angina de pecho ya sea magnesio oral o placebo, cada día.17 Los resultados mostraron que el uso de magnesio mejoró significativamente la capacidad de ejercitarse, disminuyó el dolor en el pecho inducido por el ejercicio y mejoró la calidad de vida en general.

De manera similar, un ensayo doble ciego controlado con placebo de 50 personas con enfermedad de las arterias coronarias encontró que el suplementar con magnesio mejoró significativamente la tolerancia al ejercicio.18

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo sobre magnesio.