Las personas que están teniendo un ataque de asma tienen verdaderos problemas para respirar. Muchas personas con nariz tapada a causa de la fiebre del heno o catarros dicen, "No puedo respirar," pero mantienen la opción de respirar por la boca. Sin embargo, la gente asmática sabe lo que "No puedo respirar" significa en realidad. En lugar de sus pasajes nasales, son los tubos bronquiales en sus pulmones los que se inflaman y se congestionan. Respirar puede volverse espantosamente difícil.

El asma involucra dos padecimientos: (1) contracción de los pequeños músculos que rodean los tubos bronquiales e (2) inflamación del revestimiento de esos tubos. Hasta hace poco, el tratamiento normalmente se enfocaba al primer aspecto del asma; pero en la década pasada, se ha vuelto claro que la inflamación del tejido es la causa subyacente.

El tratamiento médico convencional para el asma incluye los broncodilatadores, los cuales relajan los músculos bronquiales y medicamentos antiinflamatorios, los cuales ayudan a aliviar la inflamación del tejido. El tratamiento más efectivo para reducir esta inflamación son los esteroides, formas que se pueden inhalar, que han sido desarrolladas para no causar tantos efectos secundarios como las medicinas orales, como la prednisona. También están disponibles medicamentos no esteroidales, tales como el cromolyn (Intal). (Curiosamente, el Intal es derivado de una hierba mediterránea llamada khella.)

El tratamiento convencional para el asma es altamente efectivo en la mayoría de los casos.

Quizá el tratamiento natural más prominente para el asma es la planta tylophora. Otra posibilidad es una hierba más famosa para la artritis reumatoide, boswellia. La hierba Coleus forskohlii también puede ser útil, pero es realmente más como una medicina que una hierba. La vitamina C también parece ser algo útil. La hierba china ma huang es definitivamente efectiva para el asma leve, pero no es segura.

Advertencia: Ninguno de estos tratamientos ha demostrado ser efectivo para el asma severa. No deje de tomar su medicina estándar para el asma, excepto por recomendación de un médico.

Tylophora: Un Tratamiento Promisorio para el Asma

La hierba Tylophora indica (también llamada Tyilophora asthmatica) parece ofrecer promesa considerable como un tratamiento para el asma. Tiene un largo historial de uso en la medicina Ayurvédica de la India.

En un estudio de doble ciego controlado por placebode 195 individuos con asma, los participantes a quienes se les administró 40 mg de un extracto de alcohol de tylophora diariamente por 6 días demostraron una mejora significativa en comparación con el placebo.1En un estudio de doble ciego controlado por placebo que incluyó a 200 individuos con asma, se vieron resultados similares.2,3

Sin embargo, el diseño de estos estudios fue un poco complicado y varias piezas de información de los reportes están perdidas, causando un poco de dificultad al evaluar la validez de estos ensayos.

Otro estudio de doble ciego que inscribió 135 individuos y siguió un diseño más honesto no descubrió algún beneficio de la tylophora.4 El resultado final: Aunque la tylophora es prometedora, se necesitan estudios más grandes y mejores para descubrir si la tylophora es verdaderamente efectiva.

No sabemos cómo podría funcionar la tylophora en el asma, pero podría tener reacciones antiinflamatorias, antialergénicas, estimulantes de la glándula adrenal y antiespasmódicas.5 - 8

Para obtener más información, incluyendo la dosis y las cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo sobre ipecac indio.

Boswellia: Posiblemente Útil

La planta boswellia se ha mostrado prometedora como un tratamiento para la artritis reumatoide. Se cree que funciona inhibiendo la inflamación. Debido a que el asma también incluye inflamación y puede ser tratada por alguno de los mismos medicamentos que tratan la artritis reumatoide, también se ha probado la boswellia para este propósito.

Un estudio doble ciego controlado por placebo de 6 semanas en 80 individuos con asma relativamente leve descubrió que el tratamiento con boswellia en dosis de 300 miligramos 3 veces al día redujo la frecuencia de ataques de asma y mejoró las medidas objetivas de la capacidad para respirar.9 Sin embargo, se requiere más investigación para seguir este estudio piloto antes que la boswellia pueda ser descrita como un tratamiento aprobado para el asma.

Para más información, incluyendo dosificación y asuntos de seguridad, vea el artículo de Boswelia completo.

Coleus forskohlii: Puede Ser Efectiva, pero Más como una Medicina Que como una Hierba

Otra hierba recomendada algunas veces para el asma viene de la India, Coleus forskohlii. Mientras que no hay evidencia de que podría funcionar,10,11,12 no podemos dar una recomendación sincera. De la forma en que es vendida actualmente, la hierba es más como una medicina que una hierba. La Coleus forskohlii natural, contiene pequeñas cantidades de una potente sustancia llamada forskolina. Sin embargo, los fabricantes modifican la hierba deliberadamente para incrementar su contenido de forskolina. Al parecer la forskolina es segura, pero se necesitan emprender más estudios antes que ésta pueda ser recomendada como auto-tratamiento.

Vitamina C: Parece Proveer Algunos Beneficios

Se han conducido muchos estudios acerca de los efectos de la vitamina C en el tratamiento del asma. Cuando se juntan todos los resultados, parece que el uso regular de la vitamina C en dosis elevadas provee algunos beneficios.13,14

Para más información, incluyendo dosificación y asuntos de seguridad, vea el artículo completo sobre vitamina C.

Ma Huang: Efectiva, pero Insegura

La hierba china ma huang, también llamada efedra, es definitivamente efectiva para el asma leve, debido a que contiene la droga epinefrina. Sin embargo, no podemos recomendar su uso debido a asuntos de seguridad. Esta hierba china es un miembro de la primitiva familia de las plantas que parecen pajas delgadas, ramificadas y conectadas. Una especie relacionada, Ephedra nevadensis, crece de manera silvestre en el sureste americano y es ampliamente llamada té de Mormón. Sin embargo, sólo las especies asiáticas de la efedra contienen los compuestos activos de la efedrina y la pseudoefedrina.

La ma huang era tradicionalmente empleada por los herbolarios en las etapas primarias de las infecciones respiratorias y en el tratamiento a corto plazo de ciertos tipos de asma, eccema, fiebre del heno, narcolepsia y edema.

Los químicos japoneses aislaron la efedrina de la ma huang al comienzo del siglo veinte y pronto se convirtió en un tratamiento principal para el asma en los Estados Unidos y el extranjero. El otro ingrediente principal de la efedra, la pseudoefedrina, se convirtió en el descongestionante Sudafed.

Aunque la efedrina todavía puede ser encontrada en algunas medicinas de venta libre para el asma, hoy en día, los médicos rara vez la recetan. El problema es que la efedrina mimetiza los efectos de la adrenalina y ocasiona síntomas como ritmo cardiaco acelerado, presión arterial elevada, agitación, insomnio, náusea y pérdida del apetito. Los medicamentos más nuevos para el asma son mucho más seguros y más fáciles de tolerar. Esta es una situación en la cual las medicinas sintéticas son menos peligrosas que las naturales. Nos postulamos contra el uso de la ma huang para el asma.