La hepatitis es una infección del hígado causada por uno o varios virus, siendo los más comunes los virus llamados de la hepatitis A, B y C. La hepatitis A se contagia principalmente a través de comida y agua contaminada, mientras que la hepatitis B es transmitida por contacto sexual y por el uso de agujas contaminadas. La ruta de transmisión de la hepatitis C no está completamente clara pero se cree que es similar a la de la hepatitis B.

Cuando usted desarrolla la hepatitis por primera vez, se le llama hepatitis aguda. La hepatitis también puede volverse una enfermedad a largo plazo conocida como hepatitis crónica. Todas las formas de hepatitis provocan ictericia, rigidez del hígado y fatiga severa. La hepatitis A es la forma más ligera y rara vez provoca síntomas que continuan por más de un par de meses. La hepatitis B y C producen síntomas más severos, duran de dos a tres veces más y se pueden convertir en crónicas.

La hepatitis crónica consiste de una infección del hígado persistente y una inflamación que permanece largo tiempo después de que los primeros síntomas de la enfermedad desaparecieron. Puede producir síntomas sutiles de sensibilidad en el hígado y fatiga continua y con el tiempo puede gradualmente destruir al hígado. La heptitis crónica también parece incrementar el riesgo de cáncer hepático.

El mejor tratamiento para la hepatitis es la prevención. Usted puede evitar la hepatitis A practicando una buena higiene y usando el tratamiento preventivo convencional, conocido como inmunoglobulina, al viajar a lugares en donde la enfermedad es común. La hepatitis B se puede prevenir por inmunización y tomar las mismas precauciones que contra la infección de VIH. Las precauciones que se toman contra el VIH, casi con certeza, también reducen la transmisión de la hepatitis C.

La medicina convencional tiene poco tiempo en el camino del tratamiento para la infección inicial de hepatitis una vez que ésta ha empezado. El tratamietno para la hepatitis crónica se está desarrollando pero todavía es algo imperfecto. Los métodos más efectivos implican variedades de interferón.

Medicina Tradicional Herbal China

La hepatitis viral ha sido por largo tiempo un problema serio en China y en otras partes de Asia, y por esta razón han sido inventadas muchas fórmulas herbales para tratarla. La combinación herbal tradicional China de Shosako-to (Minor Bupleurum) ha sido aprobado como tratamiento para una hepatitis crónica por el Japanese Health Ministry.37Sin embargo, una investigación de la literatura descubrió que un estudio a gran escala, doble ciego, controlado por placebo validaba su efectividad.38 En esta prueba de 24 semanas, la eficacia del Shosako-to fue probada en 222 personas con hepatitis crónica activa usando un diseño de recombinación cruzada doble ciego, controlada con placebo. Los resultados mostraron que el uso del Shosako-to mejoraba significativamente las medidas del funcionamiento del hígado comparado con el placebo. A pesar de que estos resultados son promisorios la falta de una evaluación a largo plazo limita su significado. (Los investigadores solo dieron seguimiento a los participantes durante 3 meses.) Otros remedios herbales chinos han sido probados como adjuntos de un tratamiento convencional con interferón con algunos resultados prometedores 39 Sin embargo, las pruebas publicadas generalmente son de mala calidad.

Otra combinación de terapias herbales chinas también ha mostrado un poco de esperanza para el tratamiento de la hepatitis crónica incluyendo aquellos llamados Bing Gan Tang, la decocción Yi Zhu, Fuzheng Jiedu Tang y la receta del Jiampi Wenshen.40-42 Sin embargo, la calidad de la mayoría de estos estudios de nuevo fue muy mala. Nota: Existen muchos incidentes en que el uso de hierbas chinas parece haber causado daño hepático. 43 Por esta razón, no recomendamos el uso de hierbas chinas para la hepatitis, a menos que esté bajo la supervisión de un médico.

Para más información, vea el artículo sobre medicina tradicional herbal china.

Cardo Lechoso

La hierba cardo lechoso puede ser útil como un tratamiento de apoyo para la hepatitis viral, ya sea crónica o aguda.

Estudios preliminares doble ciego, controlados por placebode las personas con hepatitis crónica, han encontrado indicios de que el uso del cardo lechoso puede traer una mejoría significativa en los síntomas como la fatiga, la falta de apetito y las molestias estomacales.1.3 Los signos de laboratorio de la lesión hepática también mostraron mejoría en estas pruebas. Sin embargo, la evidencia no es lo suficientemente fuerte y se necesitan realizar pruebas de investigación más rigurosas antes de que se pueda denominar un tratamiento probado para la hepatitis crónica.

Otros estudios han evaluado al cardo lechero como tratamiento de la hepatitis aguda, con resultados mixtos.4,5

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo sobre cardo lechoso.