Existen tres causas principales de infecciones vaginales: El hongo (cándida) Cándida albicans, el parásito Tricomoniasis vaginal y el organismo bacteriano Gardnerella vaginalis.

Los factores que pueden contribuir a las infecciones vaginales incluyen los antibióticos (que matan las bacterias amigables, permitiendo que la cándida crezca), los corticoesteroides y el VIH (que suprime al sistema inmunológico); anticonceptivos orales y el embarazo (que altera el ambiente vaginal al cambiar los niveles de hormona), así como la diabetes (los altos niveles de azúcar proporcionan un ambiente amigable para la cándida).

El tratamiento médico convencional para las infecciones vaginales provocadas por Cándida incluyen supositorios vaginales que contienen medicamentos antihongos o en algunos casos, medicamentos orales antihongos. Las mujeres con diabetes con frecuencia encuentran que las infecciones por cándida son menos comunes cuando sus niveles de azúcar en la sangre están bien controlados.

Las infecciones por Tricomonas son tratadas con metronidazol oral e infecciones por Gardnerella con metronidazol oral o vaginal o clindamicina vaginal.

Existen algunos tratamientos naturales prometedores para las infecciones vaginales provocadas por la Cándida y otros organismos, pero la evidencia científica sobre ellos todavía no es tan fuerte.

Probióticos (bacterias amigables) tales como acidophilus normalmente se encuentran en la vagina. Cuando están presentes colonias de esos organismos, es difícil para los organismos hostiles tales como la Cándidaestablecerse. Los suplementos probióticos pueden ayudar a restablecer un equilibrio normal de los organismos vaginales, que en teoría pueden reducir la probabilidad de desarrollar una infección vaginal.24

Por esta razón, se les ha aconsejado a las mujeres que utilicen yogur u otros productos que contienen acidophilus, tanto en forma oral como en supositorios vaginales, para prevenir o tratar las infecciones por cándida. Aunque esta práctica parece tener sentido, aún no hay evidencia confiable para indicar que ésta realmente ayuda.1, 2

Aceite de Árbol del Té, un aceite esencial de la planta Melaleuca alternifolia, posee propiedades antibacteriales y antihongos.7 y parece prescindir de la bacteria amigable en la familia de los Lactobacilos.8 El aceite del árbol de té se ha probado para varias formas de infección vaginal, pero hay poca evidencia científica de que funciona. En una prueba abierta, 96 mujeres con vaginitis Tricomonas fueron tratadas con tampones saturados en aceite de árbol de té y se dejaron en la vagina por 24 horas, seguidas de duchas vaginales diarias con una solución de aceite de árbol de té.9 El investigador reportó buenos resultados con este régimen en 3 a 4 semanas. Sin embargo, debido a que esto no era una prueba doble ciego, sus resultados significaron poco. (Para información sobre cuando son muy importantes los estudios de doble ciego, vea ¿Por qué lasTerapias Complementariasse Basan en los Estudios Doble Ciego?)

El ácido bórico es una substancia química con propiedades antisépticas. Un estudio de comparación doble ciego de 108 mujeres con infecciones por cándida encontró que el 92% de aquellas que usaron supositorios de ácido bórico por la noche durante dos semanas experimentaron una recuperación completa, comparada con el 64% de aquellas a las que se les dio supositorios con el medicamento antihongos nistatina, un poco pasada de moda.11Sin embargo, hay inquietudes de seguridad respecto al ácido bórico. Si se toma de manera interna es muy tóxico. Por esta razón, no debe aplicarse en heridas abiertas. Además, no debe usarse en mujeres embarazadas ni aplicarse a la piel de los infantes.13

Un ensayo ciego simple en 100 mujeres con vaginitis por Cándida comparó los supositorios de nistatina con los supositorios fabricados de la planta Solanum nigrescensy encontró beneficios equivalentes.14 Sin embargo, esta planta puede ser tóxica y no debe utilizarse excepto bajo la supervisión médica.

Los estudios de tubo de ensayo han encontrado propiedades antihongos en distintas hierbas, incluyendo el árbol tropical Tabeuia avellanedae,16ajoy sus extractos.17 - 19 el sulfato de berberina alcaloide vegetal (encontrada en la hierba sello de oro),20 y los aceites esenciales de diferentes plantas, incluyendo la canela, eucalipto, té limón, orégano, palmarosa y yerbabuena.21 - 23 Sin embargo, aún está muy lejos de los estudios de probeta para probar la seguridad y efectividad en la gente.