Animation Movie Available Medios relacionados: diabetes, su plan de control

Solo una minoría puede controlar la diabetes de tipo 2 con cambios en el estilo de vida sin la ayuda de medicamentos. La mayoría de las personas necesita de ambos.

El perder peso y comenzar un programa regular de ejercicios puede ayudarle a mantener los niveles sanguíneos de glucosa dentro de un rango normal. Sin embargo, esto no significa que su diabetes se haya curado. En cambio, usted debe mantener estos hábitos en su estilo de vida, incluir una dieta saludable, mantener los niveles de azúcar en la sangre bajo control y minimizar las probabilidades de complicaciones.

Si usted aumenta de peso, reduce el ejercicio que realiza o come una dieta poco nutritiva, los altos niveles de azúcar en la sangre tenderán a regresar. Además, el alto nivel de azúcar en la sangre o las complicaciones diabéticas que derivan de una resistencia incrementada a la insulina, que conllevó al diagnóstico inicial de diabetes de tipo 2, gradualmente empeorarán con el tiempo y durante los períodos de estrés.

Con el tiempo, la dieta y el ejercicio por sí solos quizás no sean suficiente para mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro del rango normal. Quizás necesite tomar medicamentos para la diabetes o incluso insulina, inyecciones de exenatida o de pramlintida para mantener el azúcar en la sangre en un rango saludable.

Pérdida de peso

El perder peso es el primer paso que usted puede dar para ayudar a disminuir los niveles de glucosa en la sangre. A medida que pierde peso, las células del cuerpo responderán mejor a la insulina. Esto puede llevar a un control mejorado de azúcar en la sangre.

La forma más segura y efectiva para perder peso es ejercitarse regularmente, comer pocas calorías y seguir una dieta saludable. Usted debería esforzarse por perder peso gradual y continuamente hasta que logre su peso ideal. Si tiene sobrepeso, el perder tan solo entre 5% y 10% de su peso corporal puede significar una gran diferencia en el control de azúcar en la sangre.

Hable con su médico para determinar un peso saludable para usted y para diseñar un programa de ejercicio y de alimentación. Solicite derivación a un dietista o un entrenador atlético registrado para contar con ayuda más personalizada.

Dieta

Las pautas de alimentación para controlar la diabetes pueden parecer complicadas. Sin embargo, usted verá que las recomendaciones son las mismas que las que se dan para mantener una buena salud en general, y usted puede comer los mismos alimentos que cualquier otra persona.

Un dietista registrado lo puede ayudar a entender dichas indicaciones y a desarrollar patrones de alimentación saludables que funcionen para usted. Solicite a su médico que lo derive a un dietista registrado.

Las indicaciones básicas para las personas con diabetes de tipo 2 son:

Siga una rutina
Comidas

Ingiera tres comidas por día y no omita ninguna. Cada comida debe realizarse al mismo tiempo cada día y contener aproximadamente la misma cantidad de carbohidratos, proteínas y grasa que la comida del día anterior. Su azúcar en la sangre aumenta y disminuye en respuesta a sus patrones de alimentación. Por lo tanto, al comer aproximadamente las mismas cantidades y los mismos tipos de alimentos a la misma hora cada día, usted puede predecir fácilmente cuándo se van a elevar sus niveles de azúcar en la sangre. Esto facilita la asociación de sus medicamentos antidiabéticos o la dosis de insulina, exenatida o pramlintida con dichas elevaciones del azúcar en la sangre.

Bocadillos

Coma dos o tres bocadillos por día y llévelos con usted en todo momento en caso de que se retrase alguna de las comidas. Si está buscando una buena opción de bocadillo, pruebe las nueces, la leche o la mantequilla de maní, que han demostrado reducir el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular en las mujeres con diabetes.

Antes de acostarse, ingiera un bocadillo que contenga proteínas y almidón. Comer en este momento puede ayudarle a controlar los cambios en el azúcar de la sangre que pueden ocurrir mientras duerme.

Llene el plato con opciones saludables

Para estar seguro de que obtiene los nutrientes que necesita, siga las pautas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos MyPlate. MyPlate lo alienta a lo siguiente:

  • Llenar la mitad del plato con frutas y verduras.
  • Comer granos enteros, proteínas magras o lácteos descremados o parcialmente descremados.
  • Controlar el tamaño de las porciones. Evitar comer demasiado.
  • Escoger alimentos bajos en sodio.
  • Tomar agua en lugar de bebidas azucaradas.

Además, la American Diabetes Association (ADA) ofrece estos consejos para crear un plato saludable:

  • Ingiera muchas verduras sin almidón. Existen muchas clases de las cuales se puede escoger, por ejemplo, espinaca, zanahorias, brócoli, pepinos, hongos, pimientos, etc.
  • Agregue una porción de alimentos con almidón. Algunos ejemplos incluyen: pan integral, arroz, guisantes cocidos, arvejas, maíz y papas.
  • Agregue una porción de carne o un sustituto de la carne (p. ej., pollo, pescado, camarones, tofu).
  • Beba un vaso de leche descremada con cada comida.
  • De postre, coma un trozo de fruta.
Controle los carbohidratos

Tanto el azúcar (glucosa) como el almidón son carbohidratos. Su cuerpo reacciona a cualquier tipo de carbohidratos en la misma forma, así que la cantidad total de carbohidratos que usted ingiera es más importante para controlar el azúcar en sangre que la fuente en sí.

Un dietista puede ayudarle a determinar cuántos gramos de carbohidratos debería consumir por día. Esta cantidad debe distribuirse uniformemente entre las comidas y bocadillos, y usted quizás necesite evitar alimentos con alto contenido de azúcar. Muchos alimentos contienen carbohidratos. Los productos de granos, las frutas y los productos lácteos son los que más los contienen. Las gaseosas tiene muchos azúcares y deberían evitarse.

Mantenga un registro

Mantenga un registro de sus alimentos, incluya la hora a la que comió, qué comió y cuánto comió. Incluya esta información junto con sus niveles de azúcar en la sangre y sus dosis de insulina. Esta información es muy útil cuando usted analiza cómo modificar sus medicamentos o un régimen alimenticio con su médico y con su dietista registrado.

Ejercicio

El ejercicio frecuente es esencial para todos para asegurar una buena salud. El ejercicio es, especialmente, benéfico en la diabetes porque puede ayudarlo a lograr lo siguiente:

  • Perder el exceso de peso y no volver a aumentarlo.
  • Mejorar el control de azúcar en la sangre: la actividad física persistente (aeróbica) y el entrenamiento de resistencia (pesas) han demostrado disminuir los niveles de hemoglobina A1c (HbA1c), una medición de niveles de glucosa en la sangre promedio en los últimos tres meses. El entrenamiento de resistencia y fuerza a largo plazo puede producir este efecto incluso si no hay pérdida de peso.
  • Disminuir la presión arterial.

Todos estos efectos pueden contribuir a que exista menor riesgo de padecer una cardiopatía, una complicación frecuente en la diabetes.

Hable con su médico sobre un programa de ejercicios. Debido a que el ejercicio ocasiona que el azúcar en la sangre baje, usted quizás necesite realizar algunas modificaciones en la dosis y el horario del medicamento, así como en su plan alimenticio. Además, cuando se ejercite, recuerde usar una pulsera o una etiqueta en el zapato que lo identifique como diabético.

Cuándo contactar al médico

Póngase en contacto con el médico si usted:

  • Está teniendo dificultades para perder peso
  • Tiene alguna duda acerca de su plan de alimentación
  • Siente que su plan de alimentación es demasiado difícil de seguir
  • Quiere comenzar un programa de ejercicio o quiere realizar cambios significativos en su programa actual
  • Tiene algún síntoma de hipoglucemia después de hacer ejercicio

      Los síntomas incluyen:

      • Inestabilidad
      • Mareos
      • Sudoración extrema
      • Hambre
      • Dolor de cabeza
      • Palidez