Debido a que no hay cura para el MS, es importante aprender a vivir con la enfermedad y controlar los síntomas por su bienestar. Los siguientes tratamientos pueden ayudar.

Para Controlar las Limitaciones de Movilidad
Terapias de Rehabilitación

La terapia física puede ayudar a mantener la fuerza y el tono muscular, destreza, y capacidad para caminar. Los terapeutas físicos usan ejercicios y otras modalidades para ayudar a conservar la movilidad y el funcionamiento.

Los terapeutas laborales podrían recomendar refuerzos o aparatos de asistencia, como caminadoras, y desarrollar un plan para ayudarle a controlar las actividades de la vida diaria.

Para Controlar Problemas Psicológicos
Terapia Individual o Grupal

La asesoría con un profesional en salud mental puede mejorar sus estrategias para lidiar con los síntomas físicos y el estrés emocional. Muchas personas con MS experimentan depresión u otros problemas psiquiátricos. El transcurso impredecible de la enfermedad podría contribuir a conflictos familiares o a problemas en las relaciones.

Un terapeuta puede trabajar con usted para desarrollar nuevas habilidades para enfrentar problemas o técnicas para el control del estrés. Los asesores también pueden ayudarle a lidiar con pérdidas asociadas con la enfermedad, como incapacidad para trabajar, cambios en el estilo de vida, o dependencia en otras personas para hacer las tareas del hogar o el cuidado personal.

Cuándo Contactar a Su Médico

Contacte a su médico si los síntomas empeoran o se desarrollan nuevos síntomas.