El médico le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico, y le realizará un examen físico. Con frecuencia, es difícil diagnosticar MS debido a que los síntomas son similares a los de otras condiciones. No hay un examen definitivo para MS; sin embargo, los resultados de algunos exámenes pueden contribuir a un diagnóstico.

Exámenes podrían incluir:

Imagen de Resonancia Magnética - Este examen usa ondas magnéticas y de radio para revisar la presencia de daño a la capa de mielina de los nervios en el cerebro y columna vertebral. Se podría usar un medio de contraste para ayudar a los médicos para identificar áreas dañadas. También se podría usar la MRI para rastrear cambios en la enfermedad.

Respuestas evocadas - Este examen registra la velocidad de las respuestas eléctricas en nervios específicos después de un estímulo sensorial repetido. Este examen puede ayudar a identificar áreas anormales causadas por MS.

Punción lumbar (punción espinal) - En este procedimiento, se retira una pequeña cantidad de líquido alrededor de la columna vertebral y se examinan los glóbulos blancos, anticuerpos, y proteínas. Los médicos buscan cambios anormales asociados con MS.