El principal tratamiento para el melanoma es quirúrgico. Aunque se requieren más estudios clínicos sobre el tema, en algunos casos puede utilizarse la terapia biológica para tratar el melanoma.

Actualmente se están estudiando cientos de terapias de combinación en diferentes ensayos. Se debe evaluar la posibilidad de incluir a los pacientes con melanoma avanzado en un ensayo, para su propio beneficio y para el progreso del tratamiento del melanoma. Hasta ahora, ningún enfoque de investigación se destaca como altamente eficaz. Sin embargo, todos son prometedores ya que algunos pacientes muestran respuestas duraderas. La mayoría de los protocolos de tratamiento evalúan combinaciones de terapias adyuvantes, en busca de efecto sinergístico. A partir de las investigaciones en curso sobre la biología del melanoma surgen nuevos objetivos para los fármacos que bloquean el progreso del tumor o mejoran la respuesta del huésped.

Por ejemplo, un fármaco nuevo llamado vemurafenib (Zelboraf) se usa para tratar a los pacientes con melanomas no resecables o metastáticos causados por una mutación genética específica. La mutación genética, conocida como BRAF V600E, hace que el cuerpo genere una proteína mutada. Esta proteína mutada hace que las células de la piel se dividan de manera incontrolable (cáncer). Vemurafenib funciona bloqueando las funciones de la proteína. Si bien el fármaco no es una cura para los melanomas avanzados, puede aumentar la expectativa de supervivencia del paciente.

Terapia biológica

La terapia biológica involucra utilizar medicamentos o sustancias elaboradas por el cuerpo para incrementar o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra del cáncer. También es conocida como terapia de modificadores biológicos de la respuesta (BRM, por sus siglas en inglés) o inmunoterapia. Algunos ejemplos de estas sustancias son el interferón, la interleuquina 2 y las vacunas para el melanoma.

Los medicamentos o las vacunas estimulan el cuerpo para que incremente sus defensas contra el cáncer. La terapia biológica puede comenzarse después de la cirugía para prevenir reapariciones. Los efectos secundarios incluyen escalofríos, fiebre, dolor, depresión y fatiga, y pueden ser una barrera significativa para el tratamiento de algunos pacientes.

Pacientes en estadio III

Para los pacientes con melanoma de estadio III puede ser útil la terapia adyuvante con interferón. Se utiliza para evitar la recurrencia de la enfermedad después de la cirugía. Otras terapias que pueden utilizarse para este grupo de pacientes incluyen:

  • Perfusión de extremidades: para un melanoma de brazo o pierna, se aplica un fármaco de quimioterapia caliente en las extremidades
  • Radioterapia: se utiliza para tratar la zona de los ganglios linfáticos
  • Ensayos clínicos: los ensayos clínicos en curso puede ser beneficiosos
Pacientes en estadio IV

Como los melanomas de estadio IV se han propagado, son difíciles de tratar. Se puede utilizar quimioterapia para disminuir el tamaño del tumor. Se pueden utilizar dosis elevadas de interferón o interleucina-2 para detener o disminuir el crecimiento del tumor. Algunos efectos secundarios de la interleucina-2 incluyen síntomas similares a la gripe y retención de líquidos. La retención de líquidos puede ser grave para algunos pacientes y requerir hospitalización. Otros tratamientos pueden incluir:

  • Bioquimioterapia: se puede utilizar quimioterapia combinada (temozolomida) y agentes biológicos (interleucina-2, interferón o ambos) para disminuir los tumores y extender la vida
  • Ensayos clínicos: puede haber ensayos clínicos sobre el tratamiento de esta enfermedad en los que los pacientes puedan participar
Tratamientos prometedores

Los investigadores están estudiando nuevos fármacos y tratamientos para el melanoma. Algunos tratamientos en estudio incluyen:

  • Vacunas para melanoma: se están estudiando vacunas que pueden ayudar al cuerpo a combatir el melanoma, actualmente están disponibles sólo en ensayos clínicos
  • Linfocitos que infiltran los tumores (TIL): se están estudiando células especiales que son prometedoras para disminuir el tamaño de tumores
  • Células T modificadas genéticamente: células del cuerpo que cuando se modifican pueden disminuir el tamaño de las células tumorales
  • Terapia genética: se están estudiando formas para alterar los genes de manera que combatan el melanoma más eficazmente