La cirugía para un ataque cardiaco no cura al corazón per sí sola. En su lugar, varios procedimientos quirúrgicos listados a continuación restablecen y/o mejoran el flujo sanguíneo al músculo cardiaco, lo cual ayuda a que el corazón funcione mejor.

Injerto de Bypass de la Arteria Coronaria (CABG)

Se realiza un injerto de bypass de la arteria coronaria (CABG) para restablecer el flujo de sangre al músculo cardiaco al trasladar los vasos sanguíneos de otras partes de cuerpo en el corazón, proporcionando una ruta alrededor de las arterias coronarias (cardiacas) obstruidas. Con frecuencia se recomienda este procedimiento cuando hay un bloqueo severo en la arteria principal o si hay obstrucciones en varias arterias.

El cirujano corta a través de a piel y de la caja torácica, abre el pecho y conecta una máquina cardio-pulmonar. Esta máquina extrae sangre del corazón, le agrega oxígeno y la bombea de regreso al torrente sanguíneo mientras el cirujano está trabajando en el corazón y/o en los pulmones.

Para recolectar un vaso sanguíneo para injertarlo en el corazón, el cirujano quizás despegue una arteria de la pared del pecho, o haga varias incisiones en la pierna y remueva una sección de vena de una pierna. A veces dos cirujanos trabajan juntos, uno en el pecho y el otro en la pierna para remover un vaso para el injerto. Los vasos recopilados se conectan (injertan) a las arterias bloqueadas por encima y debajo de las obstrucciones existentes.

Cuando los injertos están en su lugar, la sangre (y por lo tanto la temperatura del cuerpo) se vuelve a calentar a una temperatura normal, y se utilizan choques eletroterapéuticos para hacer que el corazón vuelva a latir otra vez. Se desconecta la máquina cardio-pulmonar, la caja torácica se vuelve a unir y se cierra el pecho. Normalmente la cirugía tarda entre cuatro y cinco horas.

Técnicas más novedosas permiten que el cirujano opere en un "corazón que late", evitando el uso de la máquina cardio-pulmonar. Aunque los resultados son alentadores, es un procedimiento relativamente nuevo. Hable con su médico acerca sobre cuáles opciones están disponibles y cuál puede ser la mejor para usted.

En una revisión reciente de 23 estudios, involucrando a 9,963 pacientes, el CABG se comparó con la intervención coronaria percutánea (PCI), la cual consistió de técnicas con base en catéter utilizando una angioplastia con globo o un stent coronario. En los seguimientos de un año y de cinco años, el índice de supervivencia fue similar para ambos procedimientos. Pero, los pacientes que recibieron un CABG experimentaron un índice aumentado de alivio de angina y un índice disminuido de realización de otro procedimiento de revascularización comparado con aquellos sometidos a un PCI. El riesgo a corto plazo de una apoplejía, sin embargo, fue mayor después de un CABG que de un PCI. *

Angioplastia (Angioplastia Coronaria Transluminal Percutánea)

Una angioplastia es un procedimiento que abre una arteria bloqueada. El doctor le insertará un catéter con un mecanismo de globo a través de una arteria en la ingle. Una vez que alcance el bloqueo, el doctor inflará el globo para empujar la placa hacia las paredes de los vasos, creando un espacio en la arteria y restaurando el flujo sanguíneo. Un aparato con malla llamado stent puede insertarse para mantener la arteria abierta. Usted estará despierto y recostado boca arriba durante el procedimiento.

Quizás se administre medicamento para evitar la formación adicional de coágulos. Se le pedirá que se recueste boca arriba durante varias horas después de que el catéter sea removido para evitar el desplazamiento del coágulo.

Desfibrilador Cardioversor Implantable (ICD)

Los pacientes con un historial de ataques cardiacos y funcionamiento disminuido de bombeo están en un riesgo incrementado para padecer arritmias cardiacas incluyendo fibrilación ventricular amenazante para la vida. Aquellos pacientes podrían beneficiarse de tener un aparato ICD implantado en sus pechos. El artefacto responde a la presencia de un ritmo cardiaco anormal al entregar un choque eléctrico para echar a andar el corazón y volver a ponerlo en un ritmo normal.

Braquiterapia Coronaria

A veces se utiliza radiación para abrir las arterias coronarias que se han estrechado después de la colocación de un stent.

Revascularización con Láser

La revascularización transmiocárdica con láser (TMLR) es una técnica que utiliza un rayo láser para crear pequeños canales en una pared del músculo cardiaco para permitir que crezcan nuevos vasos sanguíneos y finalmente para que se mejore el flujo sanguíneo.