La radioterapia usa rayos X de alta energía para dañar las células cancerosas y detener su crecimiento. La fuerza de los rayos X usada en la radioterapia es considerablemente mayor a la de las radiografías normales de tórax. La fuerza de estos rayos destruye la capacidad de las células para reproducirse.

Radiación de un Tumor
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Existen dos tipos de radioterapia, y algunas personas reciben ambos tipos. Éstos son:

Radioterapia de rayo externo - Los rayos se dirigen hacia el área afectada desde el exterior de su cuerpo. Este procedimiento es como realizarse una radiografía. Si usted recibe terapia de radiación externa, acudirá al hospital o clínica cada día para el tratamiento. Por lo general, los tratamientos se administran 5 días a la semana durante 5 a 6 semanas. Al final del tratamiento, el sitio del tumor con frecuencia recibe una dosis adicional de radiación.

Radiación por implante/interna - Este tratamiento administra radiación adicional de alta dosis directamente al área afectada por el cáncer. Se coloca una cápsula que contenga material radioactivo directamente dentro del cérvix y se podría colocar otro cargador contra el exterior del cérvix.

Por lo general, esta cápsula se deja en su sitio durante 1 a 3 días, y el tratamiento se puede repetir varios días en el transcurso de 1 a 2 semanas. Usted permanecerá en el hospital mientras se colocan los implantes. En algunos centros para el cáncer, los implantes radioactivos se pueden llevar a cabo en el transcurso de minutos en lugar de días, y no hay razón para una hospitalización de paciente interno. Este último método se llama braquiterapia de índice de alta dosis. Éste es tan efectivo como el método de índice de baja dosis más antiguo y más tradicional, pero es mucho más conveniente y menos costoso.

Posibles efectos secundarios incluyen:

  • Fatiga
  • Cambios en la piel
  • Pérdida de cabello en el área de tratamiento afectada por la radiación
  • Usted no perderá el cabello de su cabeza debido a la radiación en su pelvis.

  • Pérdida de apetito
  • Irritación de la vejiga
  • Irritación intestinal, incluyendo diarrea, sangre en heces fecales, y dolor en el área anal y vaginal
  • Cese de la menstruación
  • Comezón, ardor, y sequedad vaginal
  • Cambios en la salud sexual y reproductiva
  • Posibles coágulos sanguíneos a causa de confinamiento en cama
  • Desarrollar coágulos sanguíneos es un riesgo principalmente durante la hospitalización, y su médico lo tratará con anticipación con un adelgazador sanguíneo para ayudar a prevenir esta complicación.

Cuándo Contactar a Su Profesional en el Cuidado de la Salud

Llame a su médico si usted experimenta cualquiera de lo siguiente:

  • Un dolor que no desaparece, especialmente si siempre es en el mismo lugar
  • Abultamientos, protuberancias, o inflamación nuevos o inusuales
  • Náusea, vómito, diarrea, o pérdida de apetito
  • Pérdida de peso sin explicación
  • Fiebre o tos que no desaparece
  • Sarpullidos, moretones, o sangrado inusuales
  • Cualquier síntoma por el cual esté preocupado