Un factor de riesgo es aquello que incrementa las probabilidades de contraer una enfermedad o condición.

Es posible desarrollar el síndrome del túnel carpiano con los factores de riesgo listados a continuación o sin ellos. Sin embargo, cuantos más factores de riesgo haya, mayor es su tendencia a desarrollar el síndrome del túnel carpiano. Si usted tiene varios factores de riesgo, pregunte a su médico qué puede hacer para reducir su riesgo.

Los factores de riesgo incluyen:

Ocupación

La inmensa mayoría de casos de síndrome del túnel carpiano están relacionados al trabajo. Las personas cuyas ocupaciones involucran trabajo repetitivo con las manos, como operadores de teclados, obreros de fábricas, mecanógrafos, peluqueros, músicos y conductores de vehículos, tienen mayor riesgo. Asimismo, las personas que utilizan herramientas vibratorias durante períodos prolongados todos los días, como martillos eléctricos de demolición, sierras eléctricas, astilladoras, esmeriladoras, agujereadoras y amoladoras pueden correr más riesgo.

Lesiones

Las lesiones de la muñeca, como las quemaduras, fracturas de hueso, compresión o lesiones por presión, pueden incrementar el riesgo de desarrollar el síndrome del túnel carpiano.

Condiciones médicas

Tener las siguientes condiciones médicas puede incrementar su riesgo de desarrollar el síndrome del túnel carpiano:

Edad

Con más frecuencia, el síndrome del túnel carpiano se diagnostica entre las edades de 40 a 60 años.

Sexo

Las mujeres son diagnosticadas con el síndrome del túnel carpiano tres veces con mayor frecuencia que los hombres.

Factores genéticos

Heredar un túnel carpiano estrecho incrementa sus probabilidades de desarrollar el síndrome del túnel carpiano.