La glándula tiroides es una glándula en forma de mariposa que cubre la tráquea justo debajo de la manzana de Adán en su cuello. Es parte del sistema endocrino, uno de los sistemas más importantes en el cuerpo humano. Las glándulas endocrinas regulan el tejido y la función de los órganos, del metabolismo y del crecimiento y desarrollo al segregar hormonas (T4, T3) al torrente sanguíneo. Las hormonas tiroides regulan el metabolismo celular (producción de energía), que afecta casi cada órgano y célula en el cuerpo.

Cuando la glándula tiroides produce menos hormonas de las que el organismo necesita, el resultado es el hipotiroidismo. Cuando se producen más hormonas de las necesarias, el resultado es el hipertiroidismo. La detección oportuna y el tratamiento adecuado de estas condiciones permiten a los pacientes llevar vidas activas normales. Sin embargo, la falta de tratamiento puede traducirse en efectos negativos para la salud.