Para muchos hombres saludables, la impotencia puede ser una fuente vergüenza poco frecuente y de poca preocupación. Pero para aproximadamente la mitad de los hombres con diabetes, la impotencia es un hecho doloroso de la vida diaria. La causa: neuropatía diabética, un trastorno del sistema nervioso que puede afectar las vías neuronales responsables de crear y mantener una erección.

La neuropatía destruye las señales cerebrales que normalmente viajan a gran velocidad junto con los nervios provenientes de la médula espinal hasta el tejido eréctil del pene. Normalmente estos mensajes del sistema nervioso liberan óxido nítrico, un químico que relaja las arterias en el pene, lo que permite un aumento en el flujo sanguíneo y hace posible la erección. También la neuropatía afecta los "mensajes de erección" que se envían del pene al cerebro: por ejemplo, en el transcurso de la estimulación del pene.

En otras palabras: un interrupción de la comunicación. Y eso significa no tener relaciones sexuales.

De acuerdo con the National Diabetes Information Clearinghouse, la neuropatía diabética se puede presentar en cualquier momento, aunque las probabilidades de desarrollarla aumentan más en una personas que padece diabetes. Generalmente se desarrolla durante un periodo de años y no muestra síntomas al inicio de su aparición. El riesgo de que se presente la neuropatía es más común en los fumadores, las personas mayores de 40 años de edad y los que han tenido problemas para controlar sus niveles de glucosa en la sangre. Aunque se está llevando a cabo investigación, actualmente se cree que los niveles de glucosa en la sangre persistentemente altos son la principal causa de neuropatía diabética.