Condones. Menciónelos y la mayoría de personas (especialmente los hombres) se ríen. Tal vez, nos recuerda aquella primera compra de "rito de iniciación". "Me da una barra de dulce, una goma de mascar, una caja de Kleenex, unas bandas adhesivas y un paquete de condones. ¿Y podría ponerlos en doble bolsa, por favor?" O tal vez nos recuerde la primera vez que usamos un condón; ¡o al menos intentamos hacerlo!

La industria de los condones con frecuencia mira el lado más ligero para exhibir y vender su producto. "¡Bienvenido! Y por favor use condón antes de entrar" le saludan en al menos un sitio web del productor de condones. Sin embargo, aparte del desenfado, el uso del condón es un asunto serio.