En los Estados Unidos, los accidentes automovilísticos son una de las principales causas de muerte, especialmente entre niños y adultos jóvenes. ¡La simple acción de abrocharse el cinturón de seguridad todas las veces que se suba a un vehículo puede salvarle la vida! Si utilizar el cinturón de seguridad no es parte de su rutina de viaje, sepa por qué debería cambiar su comportamiento.

En una colisión automovilística, los expertos médicos han identificado tres impactos:

  • El vehículo golpea a otro objeto, como un árbol.
  • Ocurre el "impacto humano". Los ocupantes que no llevan puesto el cinturón de seguridad se golpean con partes duras e implacables del interior del vehículo (el volante, el parabrisas, el techo) o con otros ocupantes.
  • El impacto final ocurre dentro de su cuerpo donde los órganos internos se aplastan contra otras partes del cuerpo: el corazón se golpea contra el esternón, el cerebro se golpea contra el cráneo, los pulmones se golpean contra las costillas.

Los ocupantes que no llevan puesto el cinturón de seguridad también pueden ser expulsados del vehículo; este es uno de los eventos más perjudiciales que sucede durante un choque.

A continuación, le mostramos lo que hacen los cinturones de seguridad por usted en una colisión:

  • Lo sostienen de modo seguro, tomando ventaja del propio efecto aplastante protector del vehículo mientras absorbe energía en el primer impacto.
  • Distribuyen la fuerza del impacto humano a través de las partes fuertes del cuerpo. Su cuerpo golpea el cinturón en lugar del volante, parabrisas, u otras partes duras del interior.
  • Evitan que los ocupantes choquen entre sí.
  • Ayudan a que el conductor mantenga el control, disminuyendo la posibilidad de una colisión adicional.
  • Evitan que los ocupantes sean expulsados.