Image for jock itch Tantos como tres cuartas partes de la población adulta masculina sufrirán de dolor y molestias de la tiña crural en algún momento de sus vidas. La sensación de comezón y formación de costras en la ingle son suficientemente dolorosos para despertarlo en la noche. ¿Cuál es la buena noticia? La tiña crural se puede tratar, por lo general en casa y con precio módico, y cierto mantenimiento preventivo básico puede evitar que regrese.

Es inesperada y considerablemente más dolorosa de lo que usted pensaba que fuera posible. Un día usted está paseando sin dolor y al siguiente día nota una irritación en su ingle, quizás un poco de enrojecimiento o una sensación de descamación. No le presta atención, considerándola un sarpullido o algún malestar menor. Lo que sabe después es que ha llamado a su dermatólogo suplicándole que alivie la sensación de ardor a un nivel atómico entre sus muslos.

La tiña crural es la afección de demasiados hombres después de la adolescencia.

"Creo que es seguro decir que no hay forma de que la mayoría de los hombres puedan evitarla," dice David Biro, MD, un profesor clínico asistente de dermatología en SUNY Health Science Center en Brooklyn, NY. "La clave es reconocer los síntomas y hacer algo al respecto."