Whole grain image Los productos de grano, incluyendo granos enteros son reconocidos por proporcionar fibra valiosa en la dieta. También los granos, menos conocidos pero igual de importantes, pueden proporcionar antioxidantes protectores. Se ha demostrado que los granos enteros ayudan en la pérdida de peso y disminuyen el riego de desarrollar cáncer, enfermedad cardiaca y diabetes. Los granos deben formar la base en su dieta, ser consumidos de seis o más porciones al día.

Generalmente los productos de grano, tales como el pan, arroz, pasta, harina de avena, cereal y tortillas son bajos en grasa. Proporcionan fibra, vitaminas, minerales y algunos fotoquímicos. La mayoría de los alimentos que consumimos son granos refinados, por ejemplo pan blanco, arroz blanco, pasta, pretzels y muchos otros. Los granos refinados no contienen tantos nutrientes como los granos enteros.

Un grano entero es la porción comestible entera de un grano. Un grano entero incluye tres partes, cada una con un suministro valioso de nutrientes:

  • Salvado: contiene grandes cantidades de vitaminas B, minerales y fibra
  • Endosperma: aloja la mayoría de las proteínas y carbohidratos y pequeñas cantidades de vitaminas y minerales
  • Germen: contiene vitaminas B, minerales y algunas proteínas

La harina blanca se produce refinando granos enteros. Durante el proceso de refinamiento, se elimina la mayoría o todo el salvado y germen. La harina blanca que se ha enriquecido tiene ciertos nutrientes agregados: hierro y algunas vitaminas B (incluyendo folato). Sin embargo, se pierden muchos otros nutrientes, estos incluyen:

Los granos enteros son una elección más saludable debido a que los ingredientes que contienen pueden ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca y diabetes. La fibra soluble (que se encuentra en la avena y cebada) puede disminuir los niveles de colesterol, reducir el peso corporal y prevenir diabetes tipo 2. Se cree que los antioxidantes, tales como vitamina E, ayudan a prevenir la aterosclerosis y a disminuir el riesgo de padecer enfermedad de las arterias coronarias.