Cambiar nuestros hábitos alimentarios

imagen de un artículo sobre las opciones para perder peso La prevalencia de la obesidad aumentó de manera uniforme en las culturas occidentales durante el último siglo, en particular, en las últimas décadas. De hecho, la mayoría de los profesionales de salud están de acuerdo en que estamos en medio de una epidemia de obesidad en los Estados Unidos. Investigaciones recientes muestran que casi dos tercios de los estadounidenses tienen sobrepeso y casi un tercio son obesos.

Tener sobrepeso se vincula estrechamente con muchas condiciones serias de la salud, en particular, factores de riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, incluidos presión arterial elevada, colesterol alto, triglicéridos altos, niveles bajos de HDL (lipoproteína de alta densidad, el colesterol "bueno") y diabetes tipo 2. Afortunadamente, incluso reducciones de peso modestas pueden ayudar a mejorar estas condiciones. Además, practicar los cambios de conducta de una dieta más saludable y ejercicio regular en realidad puede reducir estos factores de riesgo ya sea que haya o no pérdida de peso.