Las enfermedades cardíacas son la causa principal de muerte en los EE. UU, y el colesterol tiene una importancia fundamental en la aparición de estas enfermedades. Es posible controlar el colesterol con medicamentos con estatinas, los cuales constituyen un tratamiento común para muchas personas.

Quizá piense que el colesterol es tan solo un número, pero el uso de estatinas tiene otros beneficios para el aparato cardiovascular. Las investigaciones también demostraron que las estatinas pueden reducir la incidencia de ataque al corazón, accidente cerebrovascular y muerte en personas que no padecen enfermedades cardiovasculares. De hecho, las estatinas cumplen una función primordial en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Al igual que sucede con la mayoría de los medicamentos, el uso de estatinas tiene un lado positivo y un lado negativo. En la mayoría de los casos, los beneficios superan los riesgos. Aquí encontrará información acerca de las estatinas que lo hará pensar más allá de su valor de colesterol.

Las estatinas se han utilizado principalmente para tratar el colesterol elevado en sangre. Los niveles altos de lipoproteínas de baja densidad (LDL, el colesterol malo) en combinación con bajos niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL, el colesterol bueno) pueden provocar una condición denominada ateroesclerosis. La ateroesclerosis es un endurecimiento de las arterias que se produce debido a una acumulación de placa en las paredes internas. Se trata de una condición que puede tener como resultado un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular.

Los medicamentos con estatinas, como atorvastatina (Lipitor), pravastatina (Pravachol), simvastatina (Zocor), funcionan al inhibir una enzima hepática que participa en la producción de colesterol. Estos son los más eficaces en la reducción de los niveles de colesterol LDL y también pueden contribuir a aumentar los niveles de colesterol HDL.

Las estatinas se han convertido en una alternativa popular para tratar los problemas de colesterol porque son eficaces y generalmente son bien toleradas.